CRIMEN Y CASTIGO

La increíble historia del huérfano colombiano que engañó al mundo haciendo creer a todos que era un príncipe saudí

Anthony Enrique Gignac consiguió millones ajenos hasta que el ex de la bella Elle Macpherson lo pilló en un renuncio durante la cena

La increíble historia del huérfano colombiano que engañó al mundo haciendo creer a todos que era un príncipe saudí
Giganc, el prícnipe Khalid bin al-Saud, Soffer el exmarido de Elle McPherson y la perrita Foxy. EP

Desde un palacio de 20 millones en Miami hasta los alrededores más humildes del Centro de Detención Federal de la ciudad, esta es la asombrosa peripecia del poderoso ‘príncipe saudí’ que goteaba oro y era en realidad un huérfano colombiano.

Cargado de joyas, el príncipe saudí entró en el condominio multimillonario, acunando a su chihuahua Foxy.

Su Alteza Real, Khalid bin al-Saud, estaba buscando un nuevo hogar en la Isla Fisher, en las afueras de Miami, cuyos residentes han incluido a Oprah Winfrey y Julia Roberts.

«¡Este es mi palacio!», exclamó el árabe’, explorando con sus brillantes ojos el espacio a su alrededor.

«Tendré $ 21 millones transferidos a usted por la mañana».

El dinero nunca se materializó, y las proezas del ricachón son bastante ahora menos grandiosas.

En estos días, el caradura de 47 años de edad está encerrado en el Centro Federal de Detención de Miami, a la espera de un juicio por cargos que incluyen fraude, personificación de un funcionario extranjero y robo de identidad.

Su verdadero nombre es Anthony Enrique Gignac. Un tipo que, lejos de nacer en la realeza petrolera y musulmana del desierto, creció huérfano en Colombia.

Gignac asumió la identidad del príncipe Khalid bin al-Saud, hijo de la vida real del actual rey saudí, y se lanzó a la vida de un criminal de carrera.

Se las arregló para abrirse camino en los escalones más altos de la élite global después de hacerse amigo de un administrador de activos bien conectado de Orsett en Essex.

Carl Marden Williamson, quien se había mudado a los Estados Unidos a los 20 años, era un cómplice ideal: siendo, según un ex colega, «un maestro de redes global».

Fue Williams, un hombre encantador quien ayudó a Gignac a comprar credenciales diplomáticas falsas en eBay, y convenció a la élite de la Florida que era íntimo del príncipe y su familia desde hacía más de 20 años.

La obsesión de Gignac por la riqueza y su increíble astucia están sin duda vinculadas a su problemática, dura y desesperada infancia.

Era uno de los gamines, los niños «desechables» huérfanos en las miserables calles de la capital colombiana, Bogotá, y tenía que cuidar a su hermanito por cualquier medio necesario.

En su declaración ante la corte, reveló:

«Me violaron cuando tenía cinco años y me vendieron en las calles para tener sexo con hombres para alimentar a mi hermano. No sabes el dolor que he sufrido «.

Pero fue sacado de la ciudad asolada por el crimen en 1977, cuando una pareja estadounidense de clase media adoptó a Anthony y su hermano y los trasladó a Michigan.

Era listo y se reveló enseguida como un estudiante excepcionalmente brillante y tramposo. Gignac convenció a los colegas de la escuela de que sus padres eran muy ricos.

A los 17 años, se escapó de casa y asumió la identidad del multimillonario saudí, el príncipe Adnan Khashoggi.

Pronto cambió a un nuevo objetivo, el príncipe Khalid bin al-Saud, hijo de la vida real del actual rey saudí, y se lanzó a la vida de un criminal de carrera.

A lo largo de los años, a menudo fue llevado ante los tribunales, cumpliendo varias condenas de cárcel por varios fraudes por valor de decenas de miles de libras.

Después de ser liberado, de alguna manera siempre logró encontrar nuevas víctimas y mantener la farsa.

Pero cuando Gignac conoció a Carl Marden Williamson en 2015, se abrió un nuevo mundo de posibilidades.

El británico estaba fabulosamente bien conectado. «Tiene un Rolodex con miles de personas», según su esposa Denise.

De repente, Gignac tuvo acceso a una enorme red global de ricos y poderosos.

Juntos, crearon una compañía de inversiones, Marden Williamson International LLC, y en poco tiempo, 26 inversionistas adinerados habían transferido casi 6,2 millones de libras a su cuenta.

Williamson también presentó al estafador a un financiero de alto perfil en Londres.

Un banquero de inversiones que fue uno de los que entregaron efectivo a manta, creyendo que compraban acciones en Aramco, que pronto se cotizaría en el mercado de valores por un valor de £ 1.5 billones,.

El financiero que iba de listo, más tarde admitió: «Me engañaron». Fue una gran, gran, gran estafa «.

Alentado por la pasta que recibía, el falso saudí comenzó a trabajar en uno de sus planes más descarados hasta la fecha.

Jeffrey Soffer no estaba pasando un buen momento en junio de 2017. Su divorcio con Elle McPherson, y el dinero invertido en renovar sus históricos hoteles-rascacielo de Miami Beach eran sólo parte de sus problemas.

Aunque uno de ellos parecía tener solución: el «sultán» Bin Khalid Al-Saud estaba interesado en hacerse con el 30% del Fontainebleu, uno de las propiedades más icónicas de Turnberry Associates, la promotora erigida por su padre, Donald Soffer.

Unos 440 millones de dólares que servirían para reestructurar la deuda del resto de propiedades, hacer frente a litigios por valor de 100 millones, y pagar a McPherson los 75 millones de dólares con los que se saldó su divorcio.

Al-Saud parecía uno de tantos príncipes árabes: conducía un Ferrari con matrícula diplomática, poseía un apartamento en la zona más exclusiva de Miami Beach -en el buzón sólo ponía «sultán»- y tenía un temperamento caprichoso, que había que calmar con carísimos regalos, de hasta 50.000 dólares.

Que Soffer pagó encantado. Uno de los hombres de Al-Saud había enseñado documentos que demostraban que el sultán tenía una cuenta de más 600 millones de dólares.

Antes de acordar el acuerdo, el príncipe dejó saber que esperaba un cierto nivel de respeto.

 «Indicó que una de las costumbres de su país era intercambiar regalos lujosos durante el proceso de negociación».

Así que Soffer lo llenó de regalos, que incluyen un brazalete Cartier de £ 40,000 y obras de arte caras.

El magnate inmobiliario también llevó a Gignac a Aspen en su avión privado, y allí el príncipe se hospedó en el lujoso hotel St. Regis y pasó un tiempo en la casa de Soffer.

Una noche, mientras cenaba con la familia Soffer, Gignac cometió su error fatal.

Al elegir el entremés, tras estudiar el menú, el hombre que se había presentado como un devoto musulmán, ordenó carne de cerdo, pidiendo el jamón. Y se lo zampó muy tranquilo.

La familia Soffer supo instantáneamente que algo estaba mal y su equipo de seguridad investigó al príncipe.

Pronto descubrieron lo que llamaron «información clave que esta persona no es lo que dice ser».

Los Soffers informaron a la policía. A finales de ese verano el servicio diplomático registró su lujoso apartamento. Allí encontraron armas, dinero en efectivo, documentación falsa y más placas diplomáticas para cochazos, todas falsas también (las había comprado en eBay la mano derecha de Gignac, Carl Marden Williamson, que se suicidó en febrero, un mes después de la detención y el procesamiento de Gignac) .

Toda su vida era falsa. Pero lo increíble es que Gignac, a quien el escrito de acusación le atribuye más de 7 millones de euros estafados a 26 víctimas distintas, y que se ha reconocido culpable de todos los cargos hace escasas semanas, no había cambiado de apodo.

De hecho, hasta contaba con un fondo de inversión desde hacía décadas bautizado con sus falsas iniciales saudíes. Más de dos décadas y media fingiendo ser quien no era.

 Gignac fue finalmente arrestado en el aeropuerto JFK de Nueva York en noviembre de 2017, cuando presentó un pasaporte falso.

El estafador, antiguo ‘gamín’ colombiano, irá a juicio en Miami por cargos de fraude y robo de identidad en enero de 2019.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído