CRIMEN Y CASTIGO

Dejaron morir a su bebé y no fueron capaces ni de cambiarle el pañal en el que había hasta gusanos

Los padres estaban en tratamiento contra las adicciones pero habían consumido metanfetaminas semanas antes de su arresto

Dejaron morir a su bebé y no fueron capaces ni de cambiarle el pañal en el que había hasta gusanos
Cheyanne Harris y Zachary Koehn. EP

No tienen perdón de Dios y no deberían nunca ser perdonados por los hombres (El cornudo acusado de castrar y asesinar al futbolista Daniel Correa: «Cuando abrí la puerta, él estaba encima de mi esposa»).

Este 29 de octubre de 2018 se inició el juicio de Zachary Koehn, padre de un bebé de tan sólo cuatro meses de edad que murió por deshidratación y desnutrición. El grado de descuido fue tal que las enfermeras que lo revisaron encontraron gusanos en su pañal (Creyeron que era una broma de Halloween, pero el horror, la sangre y el crimen eran reales).

El hecho se suscitó en el condado de Henry, Iowa, donde autoridades mantienen en custodia a Zachary Koehn y a Cheyanne Harris, padres del bebé fallecido, quienes además tenían otra hija de dos años que fue encontrada sin mayor daño.

Fue el 30 de agosto de 2017 cuando el mismo padre, de entonces 28 años, llamó al 911 (número de emergencias) para reportar ayuda médica para su bebé que no reaccionaba, sin embargo cuando llegaron a verificar lo encontraron muerto.

Los análisis del forense detallaron que el cuerpo presentaba signos de grave desnutrición, dermatitis, pesaba sólo 7 libras (3,17 kilogramos) e inclusive encontraron que tenía gusanos en su pañal, lo que evidenciaba que tenía varios días que no lo cambiaban.

El médico presentó fotos donde se veían las condiciones en las que se encontraba el bebé, con mantas empapadas de orina y ropa manchada de heces. El cuerpo se encontraba en un asiento tipo columpio.

La trabajadora social Sheila Schroeder, que llevó el caso ante el jurado expresó que el bebé nació con rastros de matanfetamina en su cordón umbilical, comprobando que el padre consumía estas sustancias.

En el juicio también rindió su testimonio el oficial John Turbett, a quien Zachary le confesó que nunca cambió el pañal de su bebé porque esa era la responsabilidad de la madre y que la suya era cuidar de su otra hija, custodia que les fue quitada después de este terrible hecho.

Sin embargo, Cheyanne Renae Harris (20 años), se encontraba bajo tratamiento de estrés pos traumático, también fue imputada ya que confesó haber consumido drogas semanas antes de la muerte del menor.

Aún falta escuchar la versión extendida de la madre; su juicio se espera se realice en los próximos días.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído