Estados Unidos

A prisión por grabar y vender a páginas porno sus citas sexuales con 150 hombres

Las grabaciones se realizaban en la mayoría de las oportunidades sin la aprobación de la pareja

A prisión por grabar y vender a páginas porno sus citas sexuales con 150 hombres
Bryan Deneumostier en su ficha policial y disfrazado de mujer. EP

Un individuo de Florida fue condenado a tres años de prisión por grabar sus citas sexuales con unos 150 hombres, muchos de ellos sin que lo supieran, para luego vender el material a webs de pornografía, informó la Fiscalía del distrito sur de Florida. (Kardashian confiesa que grabó su vídeo porno más famoso drogada con éxtasis)

Bryan Deneumostier, de 34 años, residente de Homestead y de origen peruano, cumplirá 36 meses en prisión por «producción y distribución subrepticia de audio pornográfico y grabaciones de video de él mismo involucrado en actividad sexual con múltiples hombres», según la nota de la fiscalía.

Deneumostier, que en internet se movía bajo el alias de «susanleon33326», se había declarado en septiembre pasado culpable de dos cargos de interceptación de comunicaciones orales tras un acuerdo con la Fiscalía.

El acusado, que de acuerdo a medios locales suele vestirse como una mujer, fue detenido el pasado mes de julio y desde entonces se mantiene bajo custodia. (Una exiliada venezolana cuenta cómo fue forzada a trabajar en webcams porno)

En el proceso reconoció que se grabó a si mismo teniendo relaciones sexuales con unos 150 hombres, de los cuales aproximadamente 80 no sabían que estaban siendo captados por una cámara. Después vendió los vídeos a alguien situado fuera de Estados Unidos que los colgó en un sitio pornográfico al que se accede por suscripción.

«En muchos de los videos, los individuos, bajo la dirección de Deneumostier, llevaban vendas y ataduras y no podían ver al acusado ni a la sala (o equipo de grabación) en el que estaban ubicados», según refiere la fiscalía.

Una de las víctimas era un menor de 16 años, que aparece con los ojos vendados.

El sentenciado, que tras cumplir su condena en prisión pasará otros tres años de libertad supervisada, según la orden del juez, solía capturar a sus víctimas en redes sociales y en anuncios en portales en línea.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído