CRIMEN SIN CASTIGO

La tragedia de Marilina Tolón: violada por cuatro hombres ha muerto tras 17 años esperando justicia

La desventurada tenía 24 años cuando fue violada en Puán, Argentina, por cuatro hombres en octubre de 2001

La tragedia de Marilina Tolón: violada por cuatro hombres ha muerto tras 17 años esperando justicia
Marilina Tolón- EP

Marilina Tolón tenía 24 años en 2001 cuando fue violada en Puán, Argentina, por cuatro hombres. Murió 17 años después, sin que se hubiera hecho justicia, por las consecuencias psicológicas y físicas que le dejó la agresión.

En 2001, según el relato de personas allegadas a la víctima, uno de los atacantes, a quien la víctima conocía, la habría llevado por la fuerza desde una discoteca local hasta la casa de otro de los denunciados. Allí, fue violada por los cuatro hombres.

La denuncia del brutal hecho se realizó una semana y media después de haber ocurrido el ataque. Y a pesar del tiempo transcurrido, dos médicos constataron que la víctima registraba hematomas y moratones en zona torácica producto de la ferocidad del ataque.

Medios locales además informaron que días después del ataque uno de los implicados intentó pedirle disculpas a la víctima, al sostener como parte de su arrepentimiento que «no sabía que la joven era pariente de una reconocida familia».

«Mi hija sufrió, era una chica alegre, siempre sonriendo, todos la querían bien. Después no tenía ganas de nada. Primero se sentía mal, como culpable o avergonzada. Tenía que hablarlo para que pudieran ayudarla, pero no quería. Era algo que se le quedó adentro. Lo llevaba muy adentro», recuerda Susana, la madre de Marilina, a Clarin.

La investigación duró poco más de un año, desde que Marilina hizo la denuncia, el 17 de octubre de 2001, hasta diciembre de 2012, cuando fue archivada.

Marilina señaló a cuatro hombres, uno menor de 18 años. Sólo él fue citado a declarar. Los tres adultos ni siquiera pisaron la fiscalía.

Marilina murió en 2018 a raíz de las secuelas. Fue días después de que se cumplieran 17 años de la violación.Vivió con angustia, depresión, ataques de pánico, convulsiones y enfermedades que no pudieron diagnosticar. Nunca pudo volver trabajar como profesora ni a tener pareja.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído