Acoso sexual

Condenan a dos años de prisión a la activista egipcia que denunció acoso sexual

Amal Fathi era poco conocida antes de su detención, a diferencia de su marido, Mohamed Lotfy

Condenan a dos años de prisión a la activista egipcia que denunció acoso sexual
Amal Fathi

La justicia egipcia convirtió en pena en firme los dos años de prisión en suspenso a los que había condenado a una activista de los derechos humanos conocida por denunciar el acoso sexual en Egipto. (El Papa condena el atentado «insensato y brutal» en Egipto)

Amal Fathi, de 34 años, fue arrestada en mayo tras compartir en redes sociales un video en el que criticaba la falta de acción de las autoridades frente al acoso sexual que sufren las mujeres egipcias.

Fue puesta en detención y en septiembre se la condenó por «difundir informaciones falsas» a dos años de prisión en suspenso, una sentencia contra la que ella apeló. (Condenan a 3 años de cárcel a esta mujer por masturbar a un mono en Egipto)

Una corte de apelación confirmó la pena y retiró el beneficio de la suspensión, declaró su abogado, Ramadan Mohamed. Fathi también fue condenada a una multa de 10.000 libras egipcias (490 euros; 560 dólares).

El jueves había quedado en libertad en el marco de otro caso en el que la fiscalía de Seguridad del Estado la investigaba por «pertenencia a grupo terrorista» y «difusión de informaciones falsas».

Amal Fathi era poco conocida antes de su detención, a diferencia de su marido, Mohamed Lotfy, un activista por los derechos humanos de doble nacionalidad suiza y egipcia que dirige en El Cairo la Comisión Egipcia de Derechos y Libertades, dedicada principalmente a la identificación de las desapariciones forzadas.

Las oenegés egipcias e internacionales acusan regularmente a Egipto de utilizar la lucha antiterrorista para reprimir las voces disidentes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído