Estados Unidos

Una madre evita que su hija de cuatro años se hunda en un estanque congelado

Una madre evita que su hija de cuatro años se hunda en un estanque congelado
Accidente de Ashley Holland

Todo ocurrió en tan sólo unos segundos. Ashley Holland estaba de camino a una fiesta de cumpleaños con su hija de 4 años cuando perdió el control de su vehículo y rodó por un terraplén hasta un estanque helado. («El Chapo le puso el rifle en la cabeza, disparó y le dijo: ¡A chingar a su madre!»)

Según cuenta en una entrevista a CBS Radio, lo que pensó en esos instantes era que seguramente iba a morir. Pero hubo algo en ella que se activó y, según dice, seguramente fue porque no estaba sola. Su hija iba en el auto también.

«Cuando algo así sucede, es como si los instintos maternos simplemente se activarán. Y se hace lo que debe hacer para que los hijos estén a salvo», explicó esta madre originaria de Hantsport, Canadá. ( ¡Este bebé de 9 meses cae por las escaleras mecánicas por un despiste de su madre!)

La mujer logró liberar a su hija del asiento trasero, justo a tiempo de escapar del vehículo y nadar hasta un terraplén, antes de hundirse en el agua casi congelada.

«La forma en que incluso pudieron salir de ese auto fue un milagro«, dijo el capitán Ryan Richard, del departamento de bomberos voluntarios de Brooklyn, quien llegó a la escena poco después de que madre e hija salieran del agua.

Según Holland, el automóvil aterrizó inicialmente en su techo y las ventanas del lado del pasajero se rompieron del impacto, dejando entrar mucha agua. A pesar de la presión y la velocidad del agua, fue capaz de librarse del cinturón de seguridad y salió. Intentó abrir la puerta de su hija desde afuera, pero no lo consiguió.

Por un momento, Holland pensó que no podría salvar a Macy. El coche se estaba hundiendo demasiado rápido. Sus manos se estaban entumeciendo. Pero ella se negó a rendirse. Se subió al auto, volvió a entrar por una ventana y siguió intentando liberar a la niña del asiento hasta que lo consiguió.

Una vez fuera del agua, una conductora les ayudó, proporcionándoles mantas para calentarse mientras llegaban las autoridades.

A pesar de lo ocurrido, Macy siente que es muy afortunada, ya que ese día, antes de lo sucedido, decidió no llevar a su hija de 14 meses a la fiesta. De haberlo hecho la historia podría haber tenido un trágico desenlace.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído