Historias insólitas

Le dan vodka adulterado y queda ciega de por vida

Un establecimiento le sirvió a Hannah Powell una bebida mezclada con metanol que además le destruyó los riñones

Le dan vodka adulterado y queda ciega de por vida
Hannah Powell

Durante una vacaciones Hannah Powell, una joven inglesa de 23 años, salió a divertirse con sus dos amigas y decidieron ir a un bar en Zante, Grecia. (Tres británicos se hacen unas rayas en un vuelo de Ryanair y el auxiliar de vuelo les sirve vodka para acompañar)

Todo normal, hasta que al día siguiente que los vómitos la despertaron y cuando abrió los ojos sólo había oscuridad. ( Putin confiesa por qué bebió vodka una vez con Xi Jinping )

Al principio se sentía confundida y creyó que se trataba de una broma cuando pidió a sus amigas que abrieran las cortinas y ellas le contestaron consternadas que estaban abiertas, cuando se levantó y encendió la luz no pudo ver nada y entró en pánico.

Sabía que algo no estaba bien, pero no imaginó que se quedaría permanentemente ciega. Se sentía exhausta. Era agosto de 2016.

No era una resaca común y corriente. Powell había ingerido un vodka pero lo que no sabía es que habían adulterado su bebida con metanol.

El metanol se obtiene por destilación de la madera a baja temperatura o mediante la reacción del monóxido de carbono y el hidrógeno, se emplea para desnaturalizar el alcohol etílico y como anticongelante, disolvente y combustible, por lo que es bastante tóxico.

Esta sustancia afectó de tal manera sus riñones que dejaron de funcionar y quedó ciega.

Hannah, oriunda de Middlesbrough, en el noreste de Inglaterra, fue trasladada a un hospital en la isla antes de que la transfirieran a uno más grande en la Grecia continental.

Estaba tan confundida que, en su delirio, pensó que la habían secuestrado.

«No sabía por qué no podía ver. Pensé que tenía algo alrededor de los ojos o en mi cabeza. Recuerdo contestarle algo a mi papá en el teléfono», relató al portal de la BBC Mundo.

«Él (paramédico) me decía que no me preocupara, que estaba viajando al hospital pero la línea se cortaba. Recuerdo que me escondí el teléfono bajo la axila porque pensaba que me lo iban a sacar».

Fue envenenada

En el hospital las pruebas médicas confirmaron que Powell sufría envenenamiento por metanol. En el bar, le habían servido vodka mezclado con esta sustancia tóxica.

Sus amigas -que habían bebido lo mismo que ella- sufrieron calambres estomacales y vómitos pero no efectos a largo plazo como ella.

«Aparentemente, las mafias lo preparan en los bosques y lo venden barato a los bares , que rellenan sus botellas con eso», explicó Powell. «Entonces si tú eres un cliente, piensas que estás comprando un vodka Smirnoff legítimo, pero no es así. Lo ponen en las botellas de Smirnoff, botellas reales, por eso no tienes motivos para pensar que no es auténtico», agrega.

«Eso hace que a los bares les dure más. Ellos no tienen que servirte lo normal, te pueden dar mucho menos porque es mucho más fuerte. Pero es muy peligroso».

Pasó 18 meses en diálisis hasta que su madre pudo donarle un riñón.
Con el tiempo, dejó de ver todo completamente negro y empezó a ver imágenes borrosas.

Ahora espera poder tener un perro guía para ser más independiente.
Han pasado casi tres años desde esas vacaciones, pudo haber muerto y está agradecida que no sea así, sin embargo hasta el momento nadie se responsabilizó por lo que pasó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído