Historias insólitas

Neonazi, pedófilo y homófobo: El perfil del joven que planeó el asesinato de una parlamentaria británica

Jack Renshaw se convirtió en una amenaza que fue desactivada por uno de sus propios colegas

Neonazi, pedófilo y homófobo: El perfil del joven que planeó el asesinato de una parlamentaria británica
Jack Renshaw

Un jurado no ha podido decidir si Jack Renshaw, un neonazi que admitió haber elaborado un plan terrorista para asesinar a una parlamentaria de Reino Unido, sigue perteneciendo a un grupo prohibido considerado terrorista. Ahora que llega el final de su cuarto y último juicio, un proceso que ha durado dos años, podemos contar la historia completa de esos casos. ( ¡Insólisto! ¿Conoces a James Stern? el activista negro que dirige el grupo neonazi mas grande de EEUU)

Bebían allí regularmente. Normalmente los sábados. A menudo, también durante la semana. El número de participantes variaba. Podían ser solo un par de bebedores o podían ser hasta 10. El local era el Friar Penketh, un concurrido pub en el centro de Warrington. ( El neonazi que arrolló a una multitud en Charlottesville: culpable de homicidio en primer grado)

Pero la conversación de aquella fiesta no fue una charla normal entre jóvenes socializando (sobre fútbol o trabajo), sino que se centró en temas mucho más oscuros, como su odio a los judíos y los no blancos, su veneración al nazismo y Adolf Hitler, y su fascinación con el terrorismo.

El sábado 1 de julio de 2017, varios miembros y exmiembros de la organización neonazi británica prohibida Acción Nacional llegaron a última hora de la tarde.

Poco después se les unió un hombre de aspecto juvenil cuyos ojos grandes y hostiles contrastaban con su cuerpo esbelto y tímido.

Casi de inmediato, el joven de 22 años comenzó a quejarse de una investigación policial en curso contra él por incitar al odio racial en sus discursos.

Sus compañeros de fiesta sentían simpatía hacia Jack Renshaw.A medida que avanzaba la velada, Renshaw reveló un inminente plan: si la policía presentaba cargos contra él, haría algo políticamente impactante como matar a la parlamentaria local Rosie Cooper.

Ya había comprado un machete «gladius» -una espada corta estilo romano- para llevar a cabo el asesinato.

Había planeado tomar rehenes y atraer al lugar a una detective que lo estaba investigando exigiéndo hablar con ella. Entonces también la mataría. Después de eso, se suicidaría lanzándose contra la policía portando un falso chaleco suicida, le dijo al grupo.

El ataque sería un acto de «yihad blanca«, un término usado por Acción Nacional, y el joven planeaba hacer un video en el que aparecería como un mártir y expondría sus razones para lo que había hecho.

Ninguno de los que estaban alrededor de la mesa frenaron a Renshaw, y dos de ellos incluso sugirieron objetivos alternativos: la entonces ministra de Interior Amber Rudd y una sinagoga.

Lo que ninguno de ellos sabía era que uno de los miembros allí presente estaba pasando información en secreto a la organización benéfica antirracista Hope not Hate.

Robbie Mullen, que alguna vez fue un neonazi comprometido, se desilusionó y abandonó la organización. «No quería implicarme en el asesinato de nadie, ni con un grupo involucrado en matar a personas. Simplemente no quería que nadie muriera o resultara herido», dice.

Cuando Mullen salió del pub esa noche, Renshaw le dio un abrazo y dijo que probablemente no se verían de nuevo. Alarmado por lo que estaba sucediendo, Mullen contactó de inmediato con Hope not Hate. «Jack matará pronto a una parlamentaria», les dijo.

Jack Renshaw

El caso de Jack Renshaw ilustra claramente los peligros de la radicalización.

Nació en Lancashire y se metió en política desde adolescente, primero en la Liga de la Defensa Inglesa y luego en el Partido Nacional Británico (BNP), después de conocer a su entonces líder Nick Griffin en un evento.

Cuando terminó la escuela, comenzó su licenciatura en Economía y Política en la Universidad Metropolitana de Manchester, pero la dirección le pidió que abandonara los estudios debido a su activismo de extrema derecha.

Renshaw pasó años en el BNP, apareciendo en sus carteles, en videos y como orador en conferencias. Fue representante en el ayuntamiento de Blackpool y trabajó en el Parlamento Europeo en Bruselas.

También se involucró en una campaña contra el acoso sexual a menores.

Una vez se le pidió que describiera sus raíces y Renshaw dijo: «Comencé básicamente como un nacionalista cívico con, digamos, pensamientos racistas ligeramente encubiertos, y ahora soy un nacional socialista francamente racista».


El grupo Acción Nacional se convertiría en su hogar político. El joven grupo británico, fundado en 2013, era abiertamente racista y neonazi. Se prohibió en diciembre de 2016 después de que una investigación oficial concluyera que el grupo ensalzaba ilegalmente el terrorismo.

Acción Nacional incluso había usado una cuenta oficial de Twitter para alegrarse del asesinato de la parlamentaria Jo Cox a manos de un supremacista blanco.

Robbie Mullen, entonces un empleado de un almacén que vivía en Runcorn, Cheshire, se había unido al grupo después de haberse dejado convencer por el extremismo.

Había estudiado a otras organizaciones, pero le atrajo el descaro y la confianza de Acción Nacional, cuyos miembros se vestían de negro en las manifestaciones y usaban las redes sociales para promover sus actividades.

Mullen, ahora de 25 años, le dijo a la BBC que se sintió atraído por su imagen y porque sus miembros tenían más o menos su edad, “mientras que la extrema derecha habitual eran ancianos que bebían en un pub”.

Mullen, al igual que Renshaw, que era uno de los portavoces de Acción Nacional, se convirtió en una figura prominente en el grupo, ayudando a organizar actividades en el noroeste de Inglaterra.

Renshaw parecía deleitarse con la crueldad de la ideología del grupo. Sus redes sociales se convirtieron en una vil corriente de odio y teorías de la conspiración maliciosas, con el pueblo judío como objetivo frecuente.

Pero fueron dos discursos antisemitas que pronunció en nombre de Acción Nacional los que lo llevarían a la perdición. Durante una manifestación en el paseo marítimo de Blackpool en marzo de 2016, Renshaw dijo que los judíos eran “parásitos” y que Reino Unido se había decantado por el bando equivocado en la Segunda Guerra Mundial, en lugar de luchar al lado de los nazis que implementaron la “solución final”.

En un discurso en Yorkshire el mes anterior, había dicho que Adolf Hitler tenía “razón en muchos sentidos”, pero que se equivocaba cuando “mostraba misericordia a las personas que no la merecían”.

Renshaw añadió que los judíos deberían ser “erradicados”.

Fue arrestado en la casa de su madre en Blackpool en enero de 2017, sospechoso de haber incitado al odio racial. Se le incautaron sus teléfonos móviles y otros artículos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído