Celebridades

Tatiana Tuzova: La solitaria vida de la Barbie rusa

Tatiana Tuzova: La solitaria vida de la Barbie rusa
Tatiana Tuzova

Tanya solo viste de rosa. Ha gastado 157.128 dólares en Barbies, se ha casado cinco veces y admite que no tiene amigos porque está demasiado ocupada. (Fotos: Ella es Paulina Candy, la modelo gastó 93.000 dólares para parece una Barbie)

Su nombre es Tatiana Tuzova, tiene 32 años, es rusa y su colección la conforman 1.520 muñecas. Su amor por la figura es tal que planea cambiar su apellido por el de Barbie, además de adquirir cientos más de ellas para reclamar el récord mundial de la colección más grande. ( Fotos: Yilena Hernández, la «Barbie cubana» de carne y hueso)

En entrevista con el periódico británico Daily Mail negó que estuviera obsesionada con la famosa muñeca mientras mostraba por primera vez los cientos de estas que tiene guardadas en sus cajas originales. Lo que sí admitió es que lleva una vida solitaria. «No tengo tiempo de hacer amigos. Me gusta estar sola, nadie interfiere con mis pensamientos, me gusta mi mundo», dijo al medio inglés.

Aunque si de compañía se trata, Tanya dice que su marido es su mejor amigo. Es su quinto esposo, un médico que conoció en el trabajo de él y ella lo conquistó con su voz de karaoke. Ahora que están casados le da regalos con el estilo glamouroso de la muñeca, por ejemplo, el último obsequio que le dio fue un Mini Cabrio rosa con su nombre en blanco con la tipografía de Barbie y una foto de la rusa.

Casi todo aspecto de su vida gira en torno a la muñeca, desde su aspecto hasta sus actividades y las cosas que consume. Tiene casas para este juguete que colecciona. Graba canciones, da conciertos, produce ropa para personas adultas y renta un estudio fotográfica, todo con la misma temática.

El rosa está en casi todas sus pertenencias. No solo su ropa es de ese color, también su auto, las paredes de su casa, sus accesorios y zapatos.

Todo comenzó cuando planeó ser una maestra de guardería, en ese momento decidió convertirse en Barbie de tiempo completo. Le pagaban 93 dólares al mes y aparte conseguía 28.81 dólares más por trabajar como limpiadora, aún así no le alcanzaba para vivir.

Entonces se dio cuenta que ser una Barbie es un estilo de vida, que relaciona con ser saludable, por eso no toma ni fuma. Pero se queja de que a la gente no le interesa lo que promueve. Les es indiferente las cosas buenas que ha hecho, solo quieren saber su edad, cuántas veces se ha casado, las cirugías que se ha hecho o el color de su ropa interior.

A pesar del morbo de la gente, Tuzova sabe que es difícil que alguien logre lo que ella consiguió, parecerse a Barbie. «Todo el mundo es igual ahora, pero es difícil copiarme. He trabajado en mi estilo durante muchos años y he invertido mucho dinero en él» concluyó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído