Estados Unidos

Kendrick Castillo, el héroe que murió para salvar a sus compañeros en el tiroteo de Colorado

Tenía 18 años, creció hablando inglés y español en los suburbios de Denver

Kendrick Castillo, el héroe que murió para salvar a sus compañeros en el tiroteo de Colorado
Kendrick Castillo

En sus venas corría el ADN de los héroes. Pudo intentar salir o ponerse a salvo pero Kendrick Ray Castillo tomó la decisión de confrontar a Devon Erickson, quien entró al aula de su escuela, la secundaria STEM de Highlands Ranch, en Denver, con un arma y empezó a disparar. ( Quién es el héroe anónimo que avisó a la policía dónde estaba la bebé que fue robada en Ciudad de México)

Todo ocurrió en un segundo, estaba rodeado de sus compañeros, con quienes había compartido risas, tareas: su vida. No lo pensó y se abalanzó sobre Devon que tenía el arma en la mano, intuía que su corpulencia podría ayudar a detener al atacante… las balas fueron más rápidas y Kendrick cayó al piso con heridas mortales, pero logró ganar tiempo, preciosos instantes para que sus compañeros corrieran y evitó así más víctimas mortales. ( Jean-Marc Fournier, el ‘héroe’ de Notre Dame que salvó de las llamas la Corona de Espinas)

Kendrick Ray Castillo tenía 18 años y solo le faltaban tres días para graduarse de la secundaria STEM de Highlands Ranch, en Denver. Quería ser ingeniero como su padre, le encantaba la ciencia y los autos, era un aficionado de la robótica y lideraba el equipo de competencia de su escuela. En el otoño iba a entrar al college para empezar sus estudios en ingeniería eléctrica o mecánica. Pero Kendrick murió sin cumplir sus sueños.

Este martes 7 de mayo en medio de la clase de literatura, mientras veían la película La princesa prometida otro estudiante de su misma edad, Devon Erickson, entró al aula con un arma y disparó. Kendrick intentó detenerlo así perdió su vida, pero salvó muchas.

El padre del joven, John Castillo señaló que aunque le ha costado mucho aceptar que su único hijo decidió enfrentar al atacante en lugar de esconderse, sabe que hizo lo que tenía que hacer y murió como un «héroe». «Desearía que se hubiera ido y escondido, pero ese no es su carácter. Su carácter es proteger a la gente, ayudar a las personas», reconoció en entrevista con medios locales.

Su padre no es el único que calificó de heroísmo lo que hizo Kendrick. Este miércoles, cuando empezaron a salir los primeros relatos sobre lo sucedido, sus compañeros explicaron que este joven fue quien se lanzó encima del otro que disparaba para intentar detenerlo. Gracias a él, dicen las autoridades, el saldo de este tiroteo fueron ocho heridos (y no muertos) y una única víctima mortal, quien dio la vida por los otros.

La estudiante Nui Giasolli narró al programa ‘Today’ de la cadena NBC cómo pasó todo:

«(El atacante) caminó hacia el otro lado del aula donde también teníamos otra puerta y abrió la puerta. Caminó hacia atrás como si fuera a volver a su asiento, luego caminó hacia la puerta y la cerró. Luego sacó un arma y dijo que ‘nadie se mueva'», contó Giasolli y añadió que en ese momento su compañero Kendrick Castillo se lanzó sobre el que disparó.

Luego otro grupo de niños taclearon al atacante, permitiendo así que los demás huyeran del salón de clases.

Las redes sociales también hicieron lo suyo y varios estudiantes y padres agradecieron al joven por haber salvado vidas. «Él y su compañero salvaron la vida de mi hija hoy. Ambos héroes increíbles, su valentía detuvo más tragedia sin sentido. Mi hija está en la casa por su sacrificio. Verdaderos héroes», escribió Suz Perc en Twitter.

Su sacrificio también fue agradecido por las autoridades de Colorado, entre ellas el propio gobernador, Jared Polis, quien este miércoles dio su pésame a través de la misma red social.

«El héroe de Colorado Kendrick Castillo perdió su vida salvando a otros (…) se lanzó sobre el atacante y ayudó a prevenir una tragedia aún mayor. Colorado siempre recordará el heroísmo de Kendrick Castillo», tuiteó Polis.

«Era extraordinario»

Kendrick creció hablando inglés y español en los suburbios de Denver y asistió por primera vez a la escuela católica. También pasaba el tiempo pescando y acampando con su difunto abuelo, que había estado en la Infantería de Marina.

«Kendrick estaba orgulloso de él, orgulloso de que su abuelo fuera un héroe», dijo Castillo. «Una parte de mí sabe que Kendrick quería vivir ese legado».

El adolescente conservaba la bandera que una vez cubrió el ataúd de su abuelo y rezaba y besaba su lápida en el cementerio nacional de Fort Logan.

«Amaba el patriotismo», dijo Castillo. «Somos hispanos por naturaleza, pero amamos a Estados Unidos hasta la médula».

Castillo y su esposa María no se sorprendieron al saber que su hijo arriesgó su vida. Lo criaron para que fuera responsable y «para ser bueno».

«Este no era un niño promedio», dijo Castillo. «Era extraordinario».

Uno de los amigos de Kendrick le envió a Castillo un mensaje de texto diciendo que su hijo había corrido hacia el atacante, pero en ese momento, no sabía qué pensar al respecto. Vieron cómo otros estudiantes salían de los autobuses escolares amarillos y se reunían con sus padres, «y no vivimos eso», dijo Castillo.

La pareja supo que Kendrick fue asesinado cuando fueron al hospital a buscarlo y los funcionarios les dijeron que su cuerpo todavía estaba dentro del aula. Mientras esperaban a ver a su hijo, los estudiantes se acercaban a ellos y llamaban héroe a su hijo.

Mientras Castillo y su esposa lloran a su hijo, él dijo que desean que los compañeros de Kendrick se recuperen, vayan a la universidad, se casen y comiencen sus propias familias rodeadas de amor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído