Brutales asesinatos

Las escalofriantes últimas palabras antes de ser asesinada por su esposo, quien tenía sexo con su hermana

Las escalofriantes últimas palabras antes de ser asesinada por su esposo, quien tenía sexo con su hermana
Ahmed Dawood Seedat

Un contador asesinó a su esposa de la forma más cobarde y la enterró en su jardín para que poder acostarse con su hermana. Ahora, tendrá que pagar por su crímen en Australia, donde fue sentenciado a cadena perpetua. (El misterioso caso de Karla Contreras, la Reina de Belleza asesinada por sicarios en Sinaloa )

Ahmed Dawood Seedat, de 37 años, mató a Fahima Yusuf, de 32 años, mientras sus hijos dormían en su casa en Australia Occidental en agosto pasado. (Lily, la prostituta asesinada a palos por su chulo, tenía a sus hijos como rehenes en Rusia)

Las últimas palabras de Fahima aterrorizada a su marido fueron: «Te amo», antes de que la enterrara en un agujero excavado por un contratista, pensando que era para una piscina destinada a los hijos de la pareja.

Seedat había buscado en línea términos escalofriantes como «incinerar un cuerpo», «el mejor lugar para noquear a alguien» y «enterrar a alguien vivo».


Fue sentenciado en la Corte Suprema de Australia Occidental a cadena perpetua, y el juez Bruno Fiannaca describió el asesinato como brutal, insensible y cobarde. Agregó que Seedat planeó el asesinato durante semanas y tenía motivos egoístas.

Seedat asfixió a Yusuf y la enterró en un agujero. El asesino afirmó que sus últimas palabras fueron que lo amaba, pero el juez Fiannaca dijo que eso solo demostraba su horror y desesperación por evitar que la matara, además de la traición que sintió.

La causa de la muerte de Yusuf permanece indeterminada, pero el juez Fiannaca dijo que sufrió laceraciones en la cabeza y el cuerpo. También tenía arena en la boca pero no en las vías respiratorias. Seedat mintió para explicar su ausencia, diciéndole a sus amigos y vecinos que había ido al Reino Unido para una cirugía ocular y le dijo a su hermana que lo había dejado.

Yusuf fue reportada como desaparecida cuatro días después de su muerte y la policía encontró su cuerpo al día siguiente. Seedat había intentado tratar de buscar una relación con su cuñada, pero ella lo veía como un hermano.

«Previó un futuro con su cuñada … se había vuelto emocionalmente dependiente de ella», afirmó el juez Fiannaca sobre Seedat.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído