El criminal ha sido condenado a cadena perpetua en Estados Unidos

Secuestra a su hijastra, la viola durante 19 años y tuvo nueve hijos con ella

Secuestra a su hijastra, la viola durante 19 años y tuvo nueve hijos con ella
Henri Michelle Piette y Rosalynn McGinnis PD

Estados Unidos aún está en shock por una historia digna de una película de terror. Un hombre de 63 años fue condenado a cadena perpetua por secuestrar a su hijastra, recluirla durante dos décadas, y abusar sexualmente de ella convirtiéndose en el padre de sus nueve hijos.

Henri Michelle Piette secuestró a Rosalynn McGinnis en la ciudad de Poteau, Oklahoma, en 1997. Ella sólo tenía 12 años. Tras raptar a la menor, huyó a México, y viajó cada cierto tiempo por el país latino y por distintos puntos de EEUU para evitar que las autoridades lo rastrearan.

Días antes, la madre de McGinnis, víctima de violencia doméstica, había puesto punto final a tres años de relación con Piette. La ruptura enfadó al acusado, que capturó a la menor en la escuela y escapó con sus otros tres hijos. Durante sus 19 años en cautiverio, Rosalynn McGinnis sufrió abusos diarios. A los 13 años, el acusado la obligó a casarse con él en una ceremonia ilegal. Después, tuvieron nueve hijos.

En el año 2016, a la edad de 31, Rosalynn se armó de valor y decidió escapar del domicilio en el que estaba recluida en México. Tres años después de recuperar su libertad, quiso perder su anonimato, y concedió una entrevista al medio estadounidense KHSB. «Estaba asustada y tan confundida, ni siquiera sabía lo que estaba pasando», contó la víctima.

«Si miro atrás y veo lo que me ocurrió, ni siquiera entiendo cómo alguien puede hacerle algo así a un niño. Lo que él me hizo a mí», añadió McGinnis.

Piette fue condenado la semana pasada y enfrenta una vida en prisión, después de que le encontraran culpable de secuestro y de viajar por el país con el intento de agredir sexualmente a una menor. Según indicó el FBI, durante las dos décadas que McGinnis pasó secuestrada, vivieron en Texas, Montana, Idaho, Nuevo México, Arizona y México. El agresor llegó incluso a regresar a Oklahoma sólo para obligarla a escribir cartas y hacer creer a la policía que nunca habían abandonado el estado.

«La víctima sufrió horribles abusos durante dos décadas por parte del acusado. Su coraje le permitió escapar y rescatar a sus niños y permitió a los investigadores y a los fiscales buscar justicia para ella», exclamó tras la sentencia Brian J. Kuester, que ejerce como Fiscal de los EEUU para el Distrito Este de Oklahoma.  «Finalmente, su coraje terminó con la tiranía. Sé que este veredicto no puede curar las innumerables heridas infligidas por el acusado, pero debería evitar que le inflijan más», añadió J. Kuester.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído