La hermosa argentina que arriesgó su vida y para salvar a un niño senegalés en España

La hermosa argentina que arriesgó su vida y para salvar a un niño senegalés en España
Macarena Cabrujo PD

A sus 25 años la argentina Macarena Cabrujo se convirtió en heroína y el eco de su nombre recorrió el mundo luego de que días atrás salvara de morir ahogado a un niño de 10 años en la playa de Can Pere Antoni, en la región española de Palma de Mallorca.

Oriunda de Rosario y radicada en la ciudad europea donde trabaja como guardavidas, Macarena disfrutaba del atardecer  y jugaba al vóley con un amigo fuera del horario laboral cuando de repente la gente que estaba cerca suyo miraba hacia mar adentro. Se dio cuenta entonces que la fuerte correntada estaba arrastrando a alguien.

La mujer, que además es profesora de Educación Física y guía de montaña, no dudó: «Me metí en el agua y pedí si alguien me podía acompañar para ayudarme a sacarle. Como no había tiempo, les dije que llamaran al (servicio de emergencias) 112″, contó al Diario de Mallorca.

Y agregó: «El mar arrastraba con mucha fuerza. Aunque puedo aguantar varias horas en el agua, sabía el riego al que me enfrentaba. Desde el momento en que me saqué los pantalones sabía dónde me metía, no tenía ningún elemento de flotabilidad».

Nadando contra las potentes olas se dio cuenta de que quien trataba de mantenerse a flote era un niño: «Cuando llegué a su altura vi que no podía más. Le grité que aguantara, que lo iba a sacar pero cuando me ve se fondea, como que cedió. Lo agarré y le saqué la cabeza fuera del agua».

«Con el nene en brazos empiezo a tranquilizarlo, miro a la playa y no había nadie, el 112 no había llegado. Me mira y me dice ‘pensé que no me ibas a sacar porque soy negro’. Si un nene de 10 años tiene eso en mente es muy triste como sociedad. Y yo le dije ‘sos hermoso, vine a sacarte’ pero sabía que había pocas posibilidades», continuó el relato de la dramática situación.

Tras ello, la guardavidas remolcó al niño, de nacionalidad senegalesa, hasta la primera boya que vio. «Logré agarrarme con un solo dedo en uno de los agujeros», recordó. Ahí lo mantuvo entre sus brazos, tratando de orientarlo, ya que el chico le preguntó si estaban «vivos o en el cielo».

Luego de 20 minutos de incertidumbre, desde un barco de prácticos del puerto español se percataron del hecho y acudieron al rescate. Debido al fuerte oleaje tuvo que mantener distancia y no pudieron subirlos a bordo. En lugar de ello les arrojaron un flotador -«una rosca sin cabo porque el mar estaba muy picado», explicó Macarena- para acercarlos a la orilla.

«Les pedí a los del barco que no nos quitaran la vista de encima. Me armé de valor y le dije al niño que se agarrara fuertemente al flotador», contó la argentina y recordó a los últimos 200 metros de nado como interminables. Al final resultó todo de la mejor manera. «Le di un fuerte abrazo y le llené de besos. Nunca había estado en una situación tan difícil», concluyó.

Posteriormente, el nene fue trasladado a un hospital para controles. Se encuentra fuera de peligro.
Tanto el Instituto Balear de Emergencias, para el que trabaja Macarena, como la Policía Portuaria de Baleares destacaron la valiente acción.

«Desde aquí nuestro homenaje para nuestra socorrista, esperamos que se produzca ese reencuentro con el pequeño para volver a abrazarse, esta vez fuera de peligro. Macarena, eres una gran socorrista pero eres todavía mejor persona. Nuestro reconocimiento y un aplauso a tu valentía. Estamos orgullosos de tenerte en nuestro equipo», la felicitaron.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído