El ‘SWAT mexicano’ libera al médico español secuestrado durante dos días en Ciudad de México

El 'SWAT mexicano' libera al médico español secuestrado durante dos días en Ciudad de México
Uno de los secuestradores del médico español PD

Golpe a una banda delictiva dedicada al secuestro en México. El último operativo de las mexicanas fuerzas especiales FAS(Fuerza Antisecuestro) ha sido un éxito rotundo. Sin realizar un solo disparo y sin pagar el rescate que los secuestradores reclamaban, han conseguido liberar a un ciudadano español retenido durante dos días por una banda de secuestradores a las afueras de la Ciudad de México. Según se desprende del comunicado de la Procuraduría General de Justicia cuatro sujetos interceptaron al ciudadano español cuando salía de su domicilio en la colonia Lindavistapara, posteriormente, darse a la fuga en dos coches.

Los secuestradores exigieron entonces a los familiares un rescate de cinco millones de pesos (unos 250.000 euros) por la vida del español, pero la eficaz actuación de las autoridades evitó tener que llegar hasta ese extremo. Gracias a las cámaras de seguridad y a la identificación positiva de los vehículos en los que escaparon los secuestradores, la Fiscalía logró ubicar al joven español, junto a dos de sus captores, en un piso de seguridad en Temamatla, en el Estado de México. Hasta 10 agentes especiales participaron en este delicado operativo. Según se observa en las imágenes difundidas por la Procuraduría, uno de ellos revienta con un ariete la puerta principal para dar paso a sus compañeros que se adentran en una vivienda humilde, de ladrillos descubiertos y rodeada por un jardín.

Ya en el interior detuvieron a Edith Mayen Heredia y a Enrique Flores Medina, de 40 y 38 años de edad respectivamente, integrantes ambos de una banda delictiva identificada como Las Guerreras, especializada en el secuestro de personas en la capital mexicana. El ciudadano español, oftalmólogo de profesión, se encontraba retenido en unas condiciones deplorables. En las imágenes difundidas posteriormente por las autoridades se observa una vivienda vacía, sin más mobiliario que dos sillas plegables, donde los secuestradores tenían además un altavoz, cerveza, refrescos y algo de comida. En otra imagen se observa el lugar donde, presuntamente, mantenían a su secuestrado con un par de mantas y cojines en el suelo.

Según han confirmado a EL MUNDO fuentes cercanas al operativo, en el momento de la liberación, el español estaba en «estado de shock y muy afectado por la experiencia». De hecho, en estos momentos, recibe atención médica, jurídica y psicológica tras el trauma vivido.

Estas mismas fuentes confirman que «no habría una motivación concreta detrás de su secuestro» sino que «fue mala suerte». Asimismo insisten en que la rapidez en su liberación llegó gracias a que las autoridades «seguían desde hace tiempo muy de cerca a los integrantes de esta banda delictiva»,a quienes se investiga por, al menos, otros cinco secuestros en los últimos meses en la capital mexicana.

Dos de los cuatro secuestradores del español, Edith Mayen y Enrique Flores, ya han sido imputados por un caso de secuestro y se encuentran detenidos en dependencias policiales de la capital a expensas de escuchar su primera declaración.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído