CRIMEN Y CASTIGO

Las cámaras captan a este facineroso de origen iraquí salivando: mete a una niña de 3 años a unas escaleras para violarla

Las cámaras captan a este facineroso de origen iraquí salivando: mete a una niña de 3 años a unas escaleras para violarla
Mohammed Hassan Al Bayati y la pequeña de 3 años a la que secuestró, para abusar de ella PD

Para los actos más terribles muchas condenas parecen injustas.

Apenas 4 años de prisión y un período de dos años y medio sin libertad condicional pasará el iraquí Mohammed Hassan Al Bayati, tras ser declarado culpable en mayo de 2019, de secuestrar a una niña de 3 años para agredirla sexualmente en unas escaleras de centro comercial en Sidney.

Sin embargo, el juez John Pickering, citado por The Sydney Morning Herald, calificó este crimen, que se registró en vísperas de Navidad del 2016, como «la peor pesadilla de todos los padres».

Los vídeos salieron a la luz pocos días antes de que se publicara la condena contra Bayati, el suceso ocurrió en el centro comercial DFO Homebush, el 18 de diciembre de 2016.

¿Qué pasó?

El condenado, que en ese momento estaba trabajando como guardia de seguridad en el citado centro comercial, ese día recibió un informe de una niña desatendida y angustiada en el área de juegos.

El vigilante, de 30 años, se arrodilló para hablar con la menor, esperó mientras ella se ponía los zapatos, luego la agarró de la mano y a las 13:22 la llevó por un pasillo apartado y luego por una escalera de incendios hasta un área sin cámaras de seguridad.

Luego de 11 minutos Al Bayati sacó a la niña de la zona ciega y la llevó de regreso al área de juegos, donde la estaban esperando su hermana mayor de 7 años y la madre, que dejó a las niñas en la zona de ocio para ir de compras. El guardia de seguridad reprochó a la mujer por haber dejado a la niña sola.

Más tarde, el mismo día, la menor se quejó a su padre, refiriéndose a un ‘policía’ que hacía ‘bum bum’, según dijo el juez Pickering. Especialistas de la Policía se entrevistaron con la pequeña y llegaron a la conclusión de que mientras Al Bayati estaba con la menor en la escalera de incendios, expuso su pene ante ella y la tocó inapropiadamente, incluyendo su ropa interior, con el fin de obtener placer sexual.

Al Bayati, un refugiado iraquí que llegó a Australia en un barco hace una década, sigue negando que haya agredido a la niña. Durante los interrogatorios policiales alegó que no hay ninguna filmación de él «haciéndolo» y le preguntó a un detective, «¿por qué iba a hacer eso?».

 «Solo revisa mi teléfono, mira cuántas chicas tengo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído