Guardias capturan al ‘ladrón de chocolate’ de un supermercado: lo desnudan y le dan latigazos para «educarlo»

Guardias capturan al 'ladrón de chocolate' de un supermercado: lo desnudan y le dan latigazos para "educarlo"
Joven azotado por robar un chocolate PD

Un joven de 17 años fue filmado mientras estaba desnudo y era azotado con cables de electricidad por guardias de un supermercado que lo descubrieron robando un chocolate. El incidente ocurrió en un supermercado de Sao Paulo, Brasil, donde la policía abrió una investigación luego de que el caso generara rechazo e ira, pero también fuera aplaudido por algunos en redes sociales.

El video de 40 segundos ha estado circulando a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería desde principios de esta semana. Según dijo la víctima a la policía, la sesión de castigo duró mucho más, unos 40 minutos. Aseguró que esta era la tercera vez que era golpeado.

En el video el adolescente afrodescendiente se retuerce mientras un guardia de seguridad lo azota. Sin camisa, con los pantalones bajados y un pañuelo pegado a la boca para amortiguar los gritos, trata de protegerse mientras recibe los golpes. “Quítate la mano”, dicen los dos guardias, antes de golpearlo más fuerte. Uno de ellos se ríe.

Los hombres le piden que les dé la espalda después del golpe. Uno de ellos dice “no, no”, mientras el adolescente llora desesperado. “Vas a tener uno más”, continúa, “para no tener que matarte, mocoso”.

Para el abogado Ariel de Castro Alves, integrante del Consejo Estatal de Derechos Humanos (Condepe) que acompaña el caso, la reacción de parte de los brasileños es espantosa. “Lo más impactante es el apoyo de parte de la sociedad brasileña a la tortura de quien roba un chocolate. Una buena parte de la sociedad. En los comentarios y mensajes que recibimos, mucha gente dice que fue poco, que merece ser azotado. Que merece la pena de muerte. Y piensan que quien lo hizo merece ser reconocido, no castigado”, dice.

En un comunicado, el supermercado Ricoy admite que hubo tortura en su establecimiento y que los empleados subcontratados fueron despedidos. “Nos sorprendió el contenido de una tortura gratuita y sin sentido a la víctima adolescente (…) Ricoy ya ha proporcionado un trabajador social para hablar con la víctima y la familia. Brindaremos todo el apoyo que necesiten”, dice el comunicado.

La justicia ordenó el arresto preventivo de los dos guardias de seguridad involucrados en el caso.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído