Asesina a martillazos a sus tres hijas para que «no sufran de mayores» y la Justicia la deja en libertad

Asesina a martillazos a sus tres hijas para que "no sufran de mayores" y la Justicia la deja en libertad
Martha Teresita y sus tres hijas, asesinadas a martillazos. PD

La historia es tan insólita que se cuenta sola. Una mujer ha salido de prisión tras varios meses internada por asesinar a sus tres hijas de 7, 5 y 3 años.

Martha Teresita confesó el crimen diciendo que lo hizo porque «no quería que sufrieran de mayores». Los jueces han dictaminado que es inimputable porque padece un trastorno mental.

Los hechos ocurrieron en la ciudad mexicana de Morelia en marzo de 2016. Martha tenía una vida aparentemente normal en compañía de su marido y sus tres hijas menores.

Trabajaba como maestra en un colegio local y además ejercía como dentista. Según varios testimonios, a partir de 1993 la mujer comenzó a tratarse de problemas psiquiátricos.

El médico le diagnosticó bipolaridad y le recetó medicamentos y descanso.

El martillo del crimen.

Sin embargo, según informa el diario La Voz de Michoacán, sus allegados y compañeros de trabajo comenzaron a notar cambios en su conducta. Ahora era irascible, llegó a pelearse con otro profesor y solía ausentarse del centro si más explicaciones.

«Para que no sufrieran»

Durante el juicio, Martha confesó que planeó por anticipado la muerte de sus hijas. De hecho, ya lo había planeado en ocasiones anteriores sin éxito. Declaró ante el juez:

«Yo las maté para que no sufrieran de grandes en la vida».

El 21 de marzo de 2016, en un momento en que el marido estaba fuera de casa por viajes, Martha comenzó a jugar con las tres niñas y, en un momento dado y por sorpresa, las golpeó con un martillo hasta matarlas.

Al ver que una de ellas no había muerto, cogió una bufanda y la asfixió.

Horas después las autoridades tuvieron conocimiento del homicidio y la detuvieron como principal sospechosa. Desde el principio Martha confesó los hechos.

En junio pasado, un tribunal ordenó la excarcelación de la mujer. La decisión se tomó después de que cuatro especialistas la examinaran y concluyeran que «el mejor sitio para Martha Teresita es su casa».

Con todo, la mujer deberá indemnizar al padre de las menores asesinadas con más de un millón de pesos (el equivalente a 51.500 euros) por reparación del daño.

También estará sujeta a tratamiento y vigilancia durante una década bajo la supervisión de su propio padre, que ha sido designado como tutor legal.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído