Demandan a McDonald’s por el «acoso sexual sistémico» de sus trabajadoras

Demandan a McDonald’s por el "acoso sexual sistémico" de sus trabajadoras
McDonald’s PD

McDonald’s tuvo mano dura con su exprimer ejecutivo, que fue despedido la semana pasada por mantener una relación consensuada con una empleada. Sin embargo, la compañía de comida rápida estadounidense más internacional, necesita más acción contra el acoso sexual en sus restaurantes, aseguran algunos trabajadores. 50 de ellos han presentado una demanda colectiva que dice que la corporación no ha abordado el “acoso sexual sistémico” y, por lo tanto, lo permitió.

La exempleada de McDonald’s Jenna Ries presentó este martes la demanda contra la compañía y uno de sus franquiciados de Michigan. Es una de las empleadas que han presentado cargos de acoso sexual contra la empresa ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de Estados Unidos o en los tribunales estatales en los últimos tres años.

La American Civil Liberties Union y el grupo laboral Fight for $ 15 se encuentran entre los que respaldan a los demandantes. El Time’s Up Legal Defense Fund, que se fundó en respuesta al movimiento #MeToo, también está brindando apoyo legal. Ries busca al menos cinco millones de dólares por daños. Ries, de 32 años, dijo que los problemas en el restaurante de Mason, Michigan, comenzaron poco después de que ella comenzara a trabajar allí en el otoño de 2017 y continuaron durante más de un año. Alega que el gerente general ignoró el acoso repetido de su compañero de trabajo hacia ella y sus colegas, incluyendo a tientas, agresión física y verbalmente.

Ries dijo que a menudo lloraba camino al trabajo y se sentía físicamente enferma, pero que necesitaba el empleo para pagar sus facturas. Finalmente, fue trasladada a otro lugar, pero el compañero de trabajo que supuestamente la acosó permaneció allí. Ries también ha presentado cargos ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de EEUU, que es un precursor para presentar cargos de derechos civiles en un tribunal federal.

El caso podría tomar años para resolverse. Algunos de los 50 casos aún están siendo investigados o están en mediación, según los defensores. Algunos se mudaron de la EEOC a los tribunales estatales después de que la primera determinara que había motivos para un reclamo de discriminación. Ries dijo que le parece irónico que McDonald’s despidiera al primer ejecutivo Steve Easterbrook la semana pasada por violar una política que prohíbe las relaciones entre los supervisores y sus subordinados. “Apenas tienen una política (contra el acoso sexual)”, afirmó Ries.

Las medidas de McDonald’s

McDonald’s ha tomado medidas para abordar el problema. El otoño pasado, introdujo capacitación en acoso para sus franquiciados y gerentes generales de EEUU. En enero, la compañía con sede en Chicago lanzó una política mejorada contra la discriminación, el acoso y las represalias, y en junio comenzó a ofrecer una línea directa gratuita para los empleados. El mes pasado, McDonald’s presentó un nuevo programa de capacitación para sus 850,000 empleados estadounidenses y dijo que los franquiciados lo apoyaron.

“Hay una conversación profundamente importante sobre lugares de trabajo seguros y respetuosos en las comunidades del país y en todo el mundo, y McDonald’s está demostrando su compromiso continuo con este tema a través de la implementación de talleres de capacitación para un comportamiento seguro y respetuoso en el lugar de trabajo en el 100% de nuestros restaurantes corporativos”, señaló McDonald’s en un comunicado. Pero los franquiciados, que poseen el 95% de los restaurantes McDonald’s en EEUU no están obligados a ofrecer la capacitación.

Gillian Thomas, abogada de la ACLU que representa a Ries, dijo que la compañía debería hacer que la capacitación sea obligatoria y controlar el cumplimiento. “Es responsabilidad. Es la reforma que estamos buscando”, afirmó Thomas.

Sharyn Tejani, directora del Time’s Up Legal Defense Fund, dijo que McDonald’s también debería sentarse con los trabajadores que han sido hostigados y preguntarles cómo debería ser la capacitación. Tejani dijo que los trabajadores de comida rápida con bajos salarios pueden perder turnos o incluso ser despedidos si denuncian el acoso a un gerente. Por el contrario, Easterbrook todavía es elegible para recibir millones de dólares en salarios, incentivos y opciones sobre acciones, apuntó.

“Cuando las mujeres se presentan son tratadas así y el primer ejecutivo es despedido y tratado de esa manera”. Tejani preguntó. “Esa es una diferencia impactante”. El primer restaurante McDonald’s fue abierto en 1948 por los hermanos Richard y Maurice McDonald en San Bernardino (California), que ya contaba con servicio de pedido desde el coche. La compañía de comida rápida cuenta hoy con más de 40.000 locales en 119 países.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído