Dos profesores de química terminan en prisión por producir metanfetamina a lo ‘Breaking Bad’

Dos profesores de química terminan en prisión por producir metanfetamina a lo 'Breaking Bad'
Bradley Rowland y Terry Bateman. PD

Aunque las series cada vez se aproximan más a la realidad, usarlas como ejemplo no siempre es lo más recomendable. Los profesores universitarios en Arkansas (EEUU) fueron arrestados por producir metanfetamina  en un caso que recuerda a Walter White, el personaje de la serie «Breaking Bad”.  

Bradley Rowland, de 40 años, y Terry Bateman, de 45, quedaron en custodia el pasado viernes luego de una investigación iniciada por la policía de la universidad, informó en un breve comunicado la oficina del alguacil del condado de Clark. Un “olor químico indeterminado” había motivado en 8 de octubre la clausura de un edificio de la Universidad Estatal de Henderson, en la pequeña localidad de Arkadelphia, dijo Tina Hall, encargada de comunicación del centro de estudios.

“Los primeros análisis mostraron, en un laboratorio, niveles elevados de cloruro de bencilo”, una sustancia que puede utilizarse para fabricar metanfetamina, agregó Hall. El edificio se mantuvo cerrado hasta el 29 de octubre mientras se realizaban trabajos de limpieza y acondicionamiento, explicó la funcionaria, quien dijo que la investigación sigue en curso.

Como medida preventiva, Bateman y Rowland, profesores agregados de química, fueron separados de sus cargos. Según medios locales, Bateman llevaba en la universidad diez años y Rowland, cinco. El caso guarda algunas similitudes notables con la serie “Breaking Bad”, que en cinco temporadas cuenta la historia de un profesor de química que inicia una insólita carrera delictiva fabricando metanfetamina junto a un exalumno suyo, con la intención de proveer a su familia de recursos económicos luego de que le diagnosticaran cáncer.

En un perfil de Rowland publicado en el periódico estudiantil de la universidad, el docente se declaró fanático de la serie. “Es muy ajustada desde el punto de vista científico y permitió a una nueva generación, muy joven, interesarse por la química”. “Es una publicidad formidable (para la disciplina)”, citaba el docente en el artículo, que irónicamente llevaba por título “El Heisenberg de Henderson“.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído