Roena Cheryl Mills parecía estar bajo los efectos de estupefacientes

Una stripper viola al hijo de su novio, lo decapita y sale a pasear con su cabeza en mano

Una stripper viola al hijo de su novio, lo decapita y sale a pasear con su cabeza en mano
Roena Cheryl Mills PD

Los vecinos de Lerona (EEUU) vieron a Roena Cheryl Mills caminando por una carretera con la cabeza de un joven en la mano. La Policía fue a buscarla a su casa y la encontró cubierta de sangre y con un guante en una mano, pero sin rastros de su víctima.

Se negaba a salir y estaba fuera de sí. Parecía estar bajo los efectos de estupefacientes. Los agentes fueron luego a una casa cercana y allí encontraron el cuerpo sin cabeza de Bo White, de 29 años. Era el hijo del novio de Roena Cheryl Mills, una stripper que trabajaba en el club Southern X-Posure.

La cabeza del joven fue hallada más tarde en una zona boscosa, cerca de donde se había visto a Mills caminando. Luego se supo que la mujer había tenido sexo con White y que, tras darle una golpiza y apuñalarlo, lo decapitó con un cuchillo de cocina. La víctima padecía una incapacidad física que le dificultaba enormemente la movilidad. La asesina mantenía relaciones sexuales con él a cambio de drogas recetadas y dinero.

El pasado jueves 5 de diciembre, más de un año y medio después del homicidio, un jurado declaró culpable a Mills, que fue condenada a prisión perpetua. “Si alguna vez hubo un caso en el que una vida haya sido apropiada sin misericordia, es este caso. Esto fue una matanza salvaje y una decapitación”, sostuvo el fiscal del condado de Mercer, George Sitler.

Durante el juicio se supo que, tras asesinar a White, Mills le pidió prestada una motosierra a un vecino. Pero este se negó y ella volvió ofuscada a la casa en la que yacía el cuerpo sin vida del joven. Entonces le cortó la cabeza “con un cuchillo de cocina barato”, según el fiscal.

Cuando los policías encontraron a la mujer en su domicilio y le preguntaron por la sangre en su cuerpo, ella respondió que se había cortado los dedos. Luego cambió la versión: se había lastimado tras lanzarse a través de una puerta de vidrio. Los oficiales no le creyeron. Minutos más tarde, cuando arribaron a la casa de White, los policías encontraron junto a su cuerpo sin cabeza un guante. Era exactamente igual al que tenía la novia de su padre, pero correspondía a la otra mano. En ese momento quedó detenida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído