INDIGNACIÓN POR LAS CONDICIONES DE LOS LOCALES DEL RESTAURANTE DE COMIDA RÁPIDA

La lupa sobre McDonald’s: la muerte de dos jóvenes empleados de la cadena en Perú desvela su lado oscuro

Alexandra Porras y Gabriel Campos, eran pareja y trabajaban juntos en un local de McDonald's en Lima.

La lupa sobre McDonald's: la muerte de dos jóvenes empleados de la cadena en Perú desvela su lado oscuro
Alexandra Porras y Gabriel Campos.

La muerte de dos trabajadores de McDonald’s en Perú ha desatado las críticas contra la cadena de comida rápida.

El pasado domingo, las autoridades encontraron los cadáveres de Alexandra Porras y Carlos Gabriel Campos, ambos de 18 años, dentro del local de McDonald’s del distrito limeño de Pueblo Libre en el que trabajaban.

Los jóvenes, que eran pareja, llevaban menos de seis meses en la cadena de comida rápida.

Las autoridades están investigando los hechos y Arcos Dorados, la empresa encargada de la franquicia de McDonald’s en Perú, dijo que colaboraría con las pesquisas.

En un primer comunicado citado por la prensa peruana, Arcos Dorados habló de «un accidente que se habría originado por una descarga eléctrica«.

No obstante, en declaraciones a BBC Mundo la empresa dijo al respecto este martes que «no puede dar detalles» sobre lo ocurrido.

Preguntados por la diferencia entre ambas declaraciones, desde Arcos Dorados se limitaron a responder: «Las autoridades locales se encuentran trabajando activamente en la investigación del caso. A la vez, pusimos todos nuestros recursos a disposición para brindar la colaboración necesaria para el pronto esclarecimiento de este suceso».

La municipalidad de Pueblo Libre, el distrito limeño donde se ubica este local de McDonald’s, clausuró el restaurante mientras se investigan los hechos, y la empresa cerró todos sus locales en Perú por dos días en señal de duelo.

Pero la muerte de los jóvenes provocó protestas en el país contra las condiciones laborales precarias en el país.

Cómo ocurrió

Alexandra, hija única, quería ser abogada y Gabriel, fisioterapeuta. Estaban trabajando para pagar sus estudios.

Pero, según su familia, no trabajaban en circunstancias ideales. Los familiares de las víctimas dijeron a medios locales que los jóvenes cumplían jornadas de hasta 12 horas, en un país en el que el máximo permitido por ley son 8.

Walter Bedriñana, abogado de la familia de Gabriel, detalló que cuando los jóvenes estaban trabajando, el suelo estaba mojado.

«Yo no pude ingresar (pero) quien sí pudo ver lo que había adentro fue la mamá. Y quedó en shock, porque ella recuerda que el piso estaba mojado y que evidentemente sí había cables», le dijo a BBC Mundo.

«Confío que con la información que recabaron los peritos se pueda determinar qué fue lo que pasó», declaró el abogado al ser preguntado si la muerte de los jóvenes podía ser atribuida a inseguridad laboral.

Pero, según Bedriñana, «eso del piso mojado sí está en el acta de levantamiento del cadáver, por eso nosotros ya podemos decirlo».

«No quiero buscar culpables, pero para mi tranquilidad, quiero saber con detalles qué pasó. Así como mi hija me contaba todo, con detalles», le dijo Johana Inga, madre de Alexandra, a América Televisión.

Investigaciones

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) de Perú está investigando lo ocurrido, así como la Fiscalía peruana.

La ministra de Trabajo de Perú, Sylvia Cáceres, dijo a medios locales que, si se comprueba que la empresa incumplió alguna normativa, podría recibir una multa de hasta US$56.000.

En un comunicado enviado a BBC Mundo este martes, Arcos Dorados manifestó: «entendemos y compartimos el inmenso dolor junto a las familias de Carlos Gabriel Edgardo Campos Zapata y Alexandra Antonella Porras Inga por esta sensible pérdida».

«Desde el hecho, hemos estado en contacto con las familias de nuestros colaboradores fallecidos para acompañar y ofrecer todo el apoyo necesario durante este difícil momento», agrega.

«Además, estamos brindando soporte a todos nuestros demás colaboradores que están afectados por la pérdida de sus compañeros», se lee en el comunicado.

💕😍

Publicada por Gabriel Campos Zapata en Jueves, 14 de diciembre de 2017

Bedriñana, sin embargo, se mostró crítico con la compañía.

«Corrieron con los gastos del sepelio porque están en la obligación de hacerlo, pero en el tema de apoyar la investigación, he sentido que no ha sido así», le dijo a BBC Mundo.

«Lo primero que deben aclarar es qué fue lo que paso y hasta el momento la empresa no ha dado una versión sobre qué es lo que ha sucedido», se quejó el abogado.

Según Arcos Dorados, sin embargo, «el caso sigue bajo reserva de las autoridades competentes, con lo cual no estamos autorizados a brindar detalles de este ya que podrían alterar el normal desarrollo de la investigación».

Y sobre las acusaciones de que los jóvenes laboraban más de 8 horas por turno, Arcos Dorados le respondió a BBC Mundo que ambos «trabajaban en modalidad ‘part time’ con un máximo de 8 horas por día, con una hora adicional de descanso y un máximo programado de 24 horas por semana».

La corporación McDonald’s también se pronunció sobre los hechos.

«Estamos profundamente tristes por el trágico accidente que ocurrió en una franquicia de McDonald’s en Perú», dijo en una declaración enviada también este martes a BBC Mundo.

«La seguridad de los miembros del equipo en cualquier McDonald’s es una prioridad global y estamos trabajando con nuestro socio local [Arcos Dorados], que está llevando a cabo una investigación exhaustiva con las autoridades locales», señaló.

«Extendemos nuestras más profundas condolencias a las familias de los miembros del equipo, amigos y miembros del equipo durante este tiempo extraordinariamente difícil», añadió.

Por lo pronto, todos los McDonald’s de Perú cerraron durante dos días en señal de duelo por la muerte de sus dos trabajadores.

Quejas en redes sociales

Pero el anuncio no pareció contentar a los peruanos.

El martes hubo plantones contra la empresa frente a uno de sus locales en Lima y frente a otro en Arequipa (en el sur de Perú).

Además, este caso ha hecho que sean muchos los que han denunciado en las redes sociales las «precarias» condiciones de trabajo que se dan en muchas empresas en Perú.

Decenas de peruanos se quejaron de sus propias experiencias laborales en todo tipo de empresas, que consideraban injustas.

Un usuario identificado como Mauricio (@nextaxboy) escribió en Twitter que cuando trabajó en una tienda minorista, carecía de beneficios laborales. «En horarios de cierre o campañas, marcabas tu salida y volvías para terminar», señaló .

A partir del tuit anterior se abrió un hilo de comentarios y Andy Munaylla contó que cuando trabajó en un restaurante nunca le pagaban a fin de mes. «Pagan cuando se les da la gana. Hasta ahora me deben dinero», escribió.

Franquicias de McDonald’s

La empresa Arcos Dorados posee el grupo de franquicias de McDonald’s más grande del mundo y cotiza en la Bolsa de Nueva York.

Opera en 20 países de América Latina y el Caribe, con alrededor de 2.200 restaurantes McDonald’s y más de 63.000 empleados.

En 2018, el Instituto Great Place to Work reconoció a sus sedes de Argentina, Brasil, Costa Rica, Panamá, México y Uruguay como «Mejor lugar para trabajar», en una lista de 25 multinacionales de América Latina.

Pero en 2015 y en 2018, dos locales de McDonald’s en San Isidro y Miraflores, distritos acomodados de Lima, fueron clausurados temporalmente porque se hallaron cucarachas en el primero y por falta de higiene en el caso del segundo.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído