latinos por el mundo

Historias de inmigrantes: «La fe me salvó de una pesadilla»

Historias de inmigrantes: "La fe me salvó de una pesadilla"
El rezo y la oración. PD

Simone Dos Santos, es de Brasil y llegó hace más de 20 años a Madrid, España. Asegura que su travesía se convirtió en la peor pesadilla de su vida y fue la fe en Dios lo que le dio esperanzas en los peores momentos. 

Por su escasa condición económica, contactó a un grupo de personas que ofertaban viajes a muy bajo costo para el traslado a la capital española. Simone, asegura que su ingenuidad e ignorancia la llevaron a tomar la peor decisión. 

Subió al avión con un grupo de 12 personas, todas eran mujeres. Ellas eran guiadas en todo momento por 2 coordinadores a quienes les habían entregado sus pasaportes. Fue un viaje muy largo, les habían dicho que harían una escala en otro país y luego las trasladarían en auto a España. 

Después de muchas horas de viaje, llegaron a su primer destino. Alguien más los recibió para trasladarlos a una casa de apariencia lúgubre y de mal aspecto. Ninguna de las viajeras sabían en qué país estaban. Este fue el inicio de la pesadilla. 

En esa casa todo cambió, la actitud de los hombres se tornó agresiva y les quitaron todas sus pertenencias. Pasaron unas semanas, de encierro, maltratos y amenazas, les dijeron que de no seguir sus instrucciones las matarían. Una por una, las iban sacando del lugar y no regresaban. Simone solo podía orar por un milagro divino para salir sana y salva de esa casa. 

El aislamiento, la incertidumbre y el estrés empeoraron el infierno de las mujeres. Unas lloraban, otras solo se resignaban, pero Simone continuaba en oración. 

Pasaron unos días y solo quedaban 7 mujeres. Simone y otra joven de nombre Adelia tuvieron la primera y única oportunidad de escapar. Dos de sus vigilantes comenzaron a discutir y la puerta estaba abierta. Fue entonces, cuando Simone y Adelia se miraron a los ojos y partieron hacia la carrera más fuerte y rápida de toda su vida. 

“No sabía que podía correr de esa manera, no sentía mis pies, me salió una fuerza inexplicable, se que fue Dios que hizo que corriera de esa manera”, asintió Simone con mucha convicción. 

Cuando ya parecía que los vigilantes no podían verlas, Simone y Adelia comenzaron a llorar y a abrazarse. Pero sabían que la pesadilla continuaba. No sabían donde estaban, no hablaban, ni entendían el idioma del país en donde se encontraban, no tenían dinero, no conocían a nadie.

Pasaron 2 días sin comer y caminando. La zona donde se hallaban parecía peligrosa, pero tuvieron que optar por tratar de robar algo de comida para sobrevivir. En su intento, Adelia fue apresada por unos policías. Fue el último día que se vieron Simone y Adelia. 

Simone, ya sin fuerzas, angustiada y resignada decidió hacer una última petición a Dios. “Señor, sacame de este infierno y te prometo servirte para siempre”. Así fue cuando se sentó a llorar en una plaza, y pasadas unas horas pasó una mujer que escuchó las oraciones de Simone en idioma Portugués. Para sorpresa de ambas, hablaban el mismo idioma. 

La señora era de nacionalidad portuguesa y entendió el relato de Simone. “Ella, fue un ángel que me envió Dios, ella me ayudó a salir de Turquía… si! estaba en Turquía… me llevó a su casa, me dio comida, dinero y me contactó con las autoridades que después de muchos trámites y pasados unos meses llegué a Madrid”. 

Hoy en día, Simone continúa en España. Después de esa amarga experiencia se encontró con su familia, tuvo un nuevo comienzo y lleva una vida muy cercana con su iglesia.

El relato de Simone, nos enseña el verdadero significado de la fe. En realidad, no importan nuestras creencias o religión cuando tienes fe en la existencia de algo superior. Ya sea en Dios, dioses, deidades o la ciencia. Todo se convierte en una verdad para creer, ¡eso nos da esperanza!

La esperanza nos mueve, nos ayuda a caminar en tiempos difíciles. La esperanza, nos da luz en la adversidad, nos invita a caminar y a vencer los miedos. 

La fe y su definición 

La fe puede definirse como la seguridad o confianza en una persona, cosa, deidad, opinión, doctrinas o enseñanzas de una religión. Según el filósofo y autor del libro The Everything World’s Religions Book, Kenneth Shouler, en todo el mundo existen actualmente 4200 religiones vivas, e innumerables religiones ya extintas. 

Por otro lado, algunos simplemente tienen fe en la ciencia. Un ejemplo de ello, es la psicología positiva, que se fundamenta, entre muchas cosas, en “llevar la vida con significado, estando al servicio de algo más grande que sí mismo, que mejore al mundo, a las demás personas y crear una diferencia positiva”.

Al contrario de la psicología tradicional, que estudia los aspectos negativos y patológicos del ser humano como la ansiedad, estrés, depresión, etc, este tipo de psicología estudia los aspectos positivos como la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad, la resiliencia, entre otros. 

Síndrome de Ulises y Estrés Aculturativo

El equilibrio emocional, cognitivo y conductual de un inmigrante son piezas fundamentales para su desenvolvimiento en el nuevo entorno social, laboral y cultural que se enfrenta. 

Uno de los cuadros psicológicos más comunes entre los inmigrantes es el síndrome de Ulises, conocido también como Síndrome del Emigrante con Estrés Crónico y Múltiple. El psiquiatra español, Joseba Achotegui Loizate, fue el encargado de hablar por primera vez de este síndrome en 2002. Según reportes, existen más de 50 millones de personas que lo padecen en el mundo. Solo en España existen más de 800.000 personas afectadas. 

Es importante resaltar, que este síndrome no debe confundirse con ninguna enfermedad mental o depresión. Es una manifestación específica de estrés crónico. Se relaciona con la soledad, el sentimiento de fracaso y el miedo, y el sentimiento de lucha por la supervivencia. 

Otra sintomatología, asociada con el desajuste psicológico y emocional de los inmigrantes es el Estrés Aculturativo, que hace referencia a los efectos sobre los cambios culturales producidos por el abandono de una forma de vida. 

La Tolerancia al diferente

Como seres sociales existen ciertas habilidades que debemos desarrollar para la convivencia. Entre las más importantes se encuentra: la tolerancia al diferente. 

Por esta razón en el contexto de globalización, es importante naturalizar a la sociedad en general sobre aceptarnos como seres distintos, a la construcción de espacios individuales y al desarrollo de ideas propias que muchas veces se ven opacados por la homogeneidad y la supremacía de los medios de comunicación. 

En un contexto general, son muchas las aristas que derivan del tema “inmigración”. Cada historia es diferente, inclusive, algunos pasan por experiencias traumáticas como el caso de Simone. La prioridad se convierte en una sola cosa: el cuidado de la salud mental como factor fundamental de adaptación y superación. 

La fe como instrumento positivo para superar alguna desventura, puede ser un elemento trascendental. ¡Todo depende de lo que tú creas y lo que hagas para lograrlo! 

Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído