LATINOS POR EL MUNDO

Historias de inmigrantes: «adaptarse a un nuevo clima»

Historias de inmigrantes: "adaptarse a un nuevo clima"
Ola de calor en Europa superó temperaturas de hasta 48 grados

El cambio de clima, es una de las principales dificultades que enfrentan los inmigrantes.

Las condiciones climáticas del país destino, pueden incidir directamente con el proceso de adaptación. En algunos casos, las temperaturas extremas pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza para el inmigrante.

La Organización Meteorológica Mundial ha alertado para este año nuevos récords de temperaturas. Durante este verano, Europa y Estados Unidos enfrentan las olas de calor más fuertes registradas en los últimos años. En países como Alemania, Francia y Reino Unido, se han registrado los niveles más altos jamás alcanzados.

España, también es otro de los países que sufre calores superiores a los 40ºC y cada vez son más altos los riesgos de posibles tormentas eléctricas e incendios debido a los vientos. Al igual que en Portugal que, lleva casi 9.000 hectáreas de arbolado y monte bajo devastados por el fuego durante esta semana. 

Los científicos advierten que las olas de calor serán cada vez más intensas y frecuentes debido al calentamiento global.

Mientras que en el continente americano, una ola de frío azotó a Chile. La dirección de Meteorología decretó “código azul” para proteger a las personas en las condiciones de mayor vulnerabilidad. Esta semana se registró como la más fría con temperaturas bajo cero. 

En Argentina, el invierno ha llegado con temperaturas muy bajas y algunas precipitaciones inusuales de nieve en la provincia de Buenos Aires. Además de registrarse lluvias y tormentas. 

Lima, Perú, está atravesando uno de los inviernos más fríos en casi 50 años, superando incluso a la misma temporada de 2018, confirmó el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

“Yo soy del Caribe, este frío es insoportable”

En una encuesta realizada a un grupo de inmigrantes que se encuentran en diferentes países, se le preguntó qué era lo más difícil de adaptarse a un clima diferente, y cuáles eran sus recomendaciones para soportar las temperaturas más extremas. 

Para Edixandra Oviedo y José Rafael Rondón (venezolanos en Chile), coinciden en que lo más difícil es despertarse en las mañanas porque se encuentran en estación de invierno. “yo soy del Caribe, este frío es insoportable”, exclamó Edixandra. Quien también se le ha hecho engorroso al igual que a Josmary Roca, abrigarse con tanta ropa que no están acostumbradas a usar, “es una tortura vestirse y desvestirse”, agregaron.

Para Fady Makarem, quien se encuentra en Canadá, afirmó que no se acostumbra a estos cambios extremos de estaciones y que, aunque este país se encuentra actualmente en verano, en época de invierno se olvida chequear el estado del tiempo antes de salir de casa, lo que le ha valido unas cuantas nevadas inesperadas. 

Por otro lado, para Pedro Marín, quien también se encuentra en Canadá, las altas temperaturas se han convertido en un verdadero calvario, sobre todo en las noches, ya que, el calor esta semana ha excedido los 40º C. Recomienda mantenerse hidratado, vestir ropa muy ligera y no salir de casa si es posible.

Entre otras recomendaciones, Margie Rivas y Carolina Espinoza, quienes viven en Argentina advierten que es necesario tener ropa adecuada en todo momento y no descuidar la salud. 

Samuel Ignacio, también agregó que debemos prestarle especial atención a la salud mental para mantener el equilibrio que necesitamos para no enfermarnos. 

Desde Ecuador, Werioska Cepeda y Jesús Salazar sugieren comer balanceado, ingerir vitaminas y si es posible hacer ejercicios para mantener una vida activa. 

María Rangel y Mariangelica Rojas aconsejaron abrigarse bien las zonas más sensibles del cuerpo como las del rostro (nariz, boca y orejas) y extremidades (dedos de las manos y pies).

José Valecillos, destaca que este proceso de adaptación no debemos convertirlo en un drama, afirma que basta con la ropa adecuada, hidratación y mucho bloqueador solar para aguantar. 

Ramzhell castillo, desde Alemania, nos aconseja observar siempre a las personas locales para tener una idea de cómo se visten, y así, será más fácil escoger que vestimenta usar o comprar. 

 Cuerpo y mente, la Salud es lo primero 

Cuando nos exponemos a cambios bruscos de temperatura, ya sea por frío o calor, nuestro organismo sufre consecuencias que afectan directamente a la salud.

Médicos, alertan que durante la temporada de temperaturas elevadas y lluvias ocasionales se registran alta incidencia de enfermedades gastrointestinales. Mientras, que las temperaturas bajas pueden provocar patologías respiratorias y cardiovasculares.

Aunque no todos los cuerpos reaccionan igual, el bienestar emocional también puede verse afectado por los fenómenos meteorológicos. 

El viento y la humedad, afectan el nivel físico y psíquico. Las personas con problemas en los huesos suelen estar más sensibles. Las grandes rachas de viento, pueden aumentar los niveles de ansiedad, sobre todo en las mujeres. 

La lluvia en días fríos, aportan sensación de calma y tranquilidad. Al igual que la nieve. Ésta, tiene muchas partículas de aire y las ondas sonoras quedan retenidas en la capa de nieve, generando sensación de silencio y serenidad. 

Un efecto contrario lo genera el calor que, según estudios, las altas temperaturas inspiran violencia y nos podemos tornar más agresivos.

Por esta razón, existe la biometeorología médica, que se encarga del estudio de los fenómenos meteorológicos y su repercusión en el cuerpo humano provocando variaciones importantes, más que en la salud física, en la psíquica.

De esta manera, los cambios en la duración del día, intensidad de rayos del sol, cambios de tiempo, entre otros, afectan las conexiones neuronales de nuestro cerebro y pueden alterar la producción de serotonina, dopamina o noradrenalina, las sustancias responsables de nuestro estado de ánimo. 

Los síntomas más comunes son la apatía, tristeza, decaimiento, dificultad para dormir, ralentización de los movimientos del cuerpo, menos ganas de actividad social, menos actividad y ganancia de peso como consecuencia.

Por esta razón, es importante informarnos sobre los efectos del cambio de clima en nuestra salud. Una buena alimentación, hidratación y ejercicios pueden ser la clave para nuestro bienestar mental y físico. 

Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído