Mariana Juárez es un símbolo de la fuerza de las mexicanas

Fotos: Esta es la sensual boxeadora mexicana que se convirtió en la musa de Playboy

Fotos: Esta es la sensual boxeadora mexicana que se convirtió en la musa de Playboy
Mariana Juárez PD

La mexicana Mariana Juárez fue nombrada la Mejor Boxeadora del Año por el CMB en 2011 y parra el 2012, su popularidad la llevó a ser una de las mujeres que apareció en la portada de la revista PlayBoy México. Para la cual declaró: “Las mujeres nunca nos bajamos del ring, no importa qué tan dura esté la pelea”.

La Barby, como también se le conoce a Mariana, tiene 21 años que practica el deporte de forma profesional, periodo en el que registra una marca de 54 triunfos, 9 derrotas y 18 nocauts. Entre los logros de la peleadora están el título supermosca de la Federación Internacional de Boxeo Femenil y del título gallo del título gallo del CMB.

La más reciente pelea la realizó el pasado mes de octubre, la que significó su novena defensa del campeonato peso gallo del CMB, en la que enfrentó a la argentina Carolina Duer y venció por decisión unánime. Título que obtuvo en el 2016 ante Irma García. El siguiente objetivo para la pugilista es el cetro supergallo.

La boxeadora es casi un caso especial, porque es parte del 0.16% que suma una carrera mayor a los 15 años, de acuerdo con datos del portal La Data, de las 878 atletas que contabilizó hasta el 21017, el 66.5% tienen una carrera de menos de menos. A Juárez se le recuerda porque participó en la primera pelea oficial de box femenil, la cual se celebró el 3 de julio de 1999, en la Arena México. La Comisión del Box del Distrito Federal autorizó y reglamentó el 7 de junio de 1999 el box femenil, lo cual permitió que se incluyeran en la función antes menciona combates entre mujeres.

“Mientras yo sea presidente ninguna pinche vieja se va a subir al ring”, indicó Pascual Ortiz Rubio, el entonces titular de la Comisión de Boxeo del Distrito Federal (1999), posteriormente la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la realización de combates, de acuerdo con información de La Jornada en una nota del 2009.

Mariana enfrentó a Ana María Torres en una pelea emergente, esa noche también se enfrentaron Gloría Ríos y María Durán. De aquel combate recordó que se pactó en peso gallo y no mosca, para ello debía subir de peso, lo cual describió era una situación común. Esa fue su tercera pelea como profesional y le significó una derrota.

Recordó que la respuesta del público fue favorable, aunque hubo de todo. “De lo que recuerdo todo fue bueno. La valentía que mostramos en el ring”, añadió. Esos primeros combates que enfrentó fueron casi clandestinos, en donde el protocolo de cuidado para las atletas era nulo, ya que sólo debían comprobar que no estuvieran embarazadas. Situación que fue cambiando paulatinamente.

La pugilista comienza a practicar el deporte porque quería aprender defensa personal, pero termina debutando ocho meses después de que pisa por primera ocasión un gimnasio, que quedaba a cuatro calles de su casa. Aunque Mariana lo que deseaba era ser futbolista profesional. Lo que le impresionó en aquel momento fue el observar cómo esquivaban y daban golpes sus compañeros. Mariana pensó que en algún momento lograría hacer lo mismo.

El entrenador se sorprendió con la habilidad de aquella chica de 18 años y le pidió platicar con su mamá. Ante lo demostrado, la llevaría a pelear una vez que estuviera lista. La atleta imagino que para dicho momento aún faltaba. No fue así, al mes, Juárez ya estaba peleando a nivel amateur y ocho meses después debutó como profesional.

“Fue algo muy rápido y que no me dio tiempo de pensar si lo dejaba o no. Fue un reto, porque había chavos que me pegaban, como diciéndome ya vete a tu casa, qué haces aquí. Era un desafío regresar al gimnasio y demostrar”, contó.

El contexto ante el que se enfrentó en esos momentos no era sencillo, porque sus compañeros le expresaban su rechazo, ella no permitió que la vieran llorar. Entonces, se dedicó a hacer mejor las cosas. Entonces, su debut fue el 22 de mayo de 1998, en Guadalajara, Jalisco, y enfrenta a Virginia Esparza, a quien le ganó por KO. Combate por el que ganó 1,200 pesos mexicanos, según datos de la revista Proteja su dinero, pero en su preparación invirtió 5.000 pesos.

Añadió para la revista que cuando inicio fue complicado “porque la paga era poca y tenía que invertir mucho para llegar bien preparada a una pelea, lo cual no me permitía ahorrar”. La boxeadora ha buscado para que las bolsas en el caso de la rama femenil sean cada vez mayores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído