ENTRETENIMIENTO

Enrique Iglesias se armó de valentía y le dio la cara a su padre después de más de 20 años

El cantante español concedió una sentida entrevista a la revista ICON y desveló que conversó con su padre Julio Iglesias

Enrique Iglesias se armó de valentía y le dio la cara a su padre después de más de 20 años
Enrique Iglesias y Julio Iglesias.

Es conocido por todos que la relación entre Julio Iglesias y su hijo Enrique ha sido prácticamente inexistente durante los últimos años, sin embargo, parece que la paternidad ha aflorado los sentimientos del esposo de Anna Kurnikova, y dejó un testimonio muy sentido para la revista ICON, pese a ser un apasionado de su vida privada y de la seguridad dentro de las puertas de su hogar.

Terminaba noviembre y era tarde, Enrique Iglesias veía una película al lado de sus mellizos, Nicholas y Luzy, quienes, estaban dormidos ante ese eterno cansancio que da la infancia. El cantante de 44 años se puso reflexivo bajo la inmensidad de su casa de Miami, ahí, se sirvió un vodka y dejó que sus pensamientos se materializaran.

El cantante que toda la vida se había negado a ser parte del linaje artístico de su padre, Julio Iglesias, al parecer se había domado el carácter y por fin, le hizo caso a la sangre.

Enrique Iglesias.

“Enseguida cogió el teléfono. Tuvimos una conversación muy bonita. Estaba bien de ánimo. Fue una conversación de esas en las que eres consciente de que es especial. Me reconfortó mucho”, reveló el cantante a las páginas de ICON.

Ahí, donde un artista deja de ser intocable, al enfrentarse a problemas y discusiones cotidianas al resto de los fans que, alguna vez se han enfadado con los padres por no querer soltarlos para volar.

Enrique Iglesias y su padre, Julio Iglesias, siempre estuvieron rodeados de grandes similitudes independientemente de su voz, aunque fue el éxito el peor enemigo de ambos, primero el padre al ser un fenómeno en Europa le hizo distanciarse todo el tiempo de casa, más tarde Enrique fue empujado a los cuernos de la luna, para quitarle el tiempo de recuperar esa relación.

Ambos, siempre, eran blindados por su equipo de trabajo, quienes, durante las temporadas de promoción evitaban a toda costa de ser abordador respecto uno del otro, era un tema prohibido, incómodo que, al quedar expuesto en alguna conferencia de prensa de manera irresponsable, era matizada para pasar siempre a temas más importantes.

Enrique quitó por fin el muro ante una charla respetuosa, en la que habló de total separación que tuvo su padre, la cual quiso restablecer 12 años después sin mucho éxito.

“A los 18 años me separé de mi familia por completo. Y fue difícil. Me fui y durante diez años no tuve absolutamente ningún contacto con mi padre. No empecé a tener contacto con él hasta que falleció mi abuelo. Son muchos años. Sufrí mucho. Pero lo que sentía por mi música me daba fuerza. Y, sobre todo, perseguía el objetivo hacerlo a mi manera”, comentó a ICON.

Julio Iglesias es el máximo cantante español con poco más de 300 millones de discos vendidos alrededor del mundo y, aunque la época moderna no permita jamás igualar esas cifras de venta en copias físicas, Enrique Iglesias es un digno legado de su dinastía, pues su música ha llegado a más lugares que los de su padre, las publicaciones en sus redes sociales llegan a millones de reproducciones todos los días y es considerado además de un extraordinario cantante, un padre ejemplar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído