Sospechan que la magrebi actuó así por venganza laboral

Pillan a empleada del restaurante echando veneno en la comida

Por el momento, ningún cliente ha resultado intoxicado

Pillan a empleada del restaurante echando veneno en la comida
Veneno, peligro. EP

El hijo de la propietaria del local aseguró que lo que tiraba en las ollas era matarratas

El episodio vivido a finales de la pasada semana en un restaurante de Empuriabrava (Gerona) encajaría perfectamente en una de las novelas de la escritora Agatha Christie, aunque, por fortuna, acabó sin víctimas.

Una empleada, al parecer la mujer de la limpieza, de un conocido establecimiento de esta localidad, ubicado en las Galerias de los Arcos, muy transitadas por turistas, fue detenida el pasado viernes por los Mossos d’Esquadra tras ser sorprendida «in fraganti» cuando arrojaba un producto verde «sospechoso» en las ollas de la comida que debía servir a los clientes.

La policía autonómica acudió al local «Nauticus Chef Rubio» alertada por la propietaria del restaurante, que funciona desde hace más de 20 años, e incautó a la detenida los restos de unos polvos verdes que guardaba en el delantal.

Zoubida E. H., magrebí de 32 años y sin antecedentes penales, fue puesta en libertad con cargos y con la medida cautelar que le impide manipular alimentos.

Dice ABC que, por el momento, ningún cliente ha resultado intoxicado. Sólo uno de los empleados acudió al próximo ambulatorio de Roses (Gerona) a someterse a una revisión médica porque creía tener los síntomas de una intoxicación, aunque ésta fue descartada tras el chequeo.

El producto, que en un principio se pensó que era matarratas, aunque, al parecer, los primeros análisis descartan que sea letal, fue depositado en un recipiente de plástico y puesto en manos de la justicia, que lo llevaron a analizar, según han precisado a ABC fuentes de los Mossos d’Esquadra de Gerona.

La detenida fue despedida del restaurante, en el que trabajaba desde hacía sólo un mes y en el que había tenido algunos roces, según precisaron varios clientes.

El hijo de la propietaria del local aseguró que lo que tiraba en las ollas era matarratas, aunque «lo impregnaba en los recipientes que contenían la comida que iba a servirse a los trabajadores del establecimiento y no en las que se servía a los clientes».

Se desconoce con exactitud las causas que condujeron a la mujer a realizar esta acción, aunque todo apunta a que pudo tratarse de una venganza laboral, ya que ésta se había quejado de las condiciones en las que trabajaba.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído