La presidenta no se sabe ni los nombres y habla de 'David' Rato

Cristina Kirchner se cachondea y la pifia en su carga contra España

La dirigente se regodea de cómo el que fuera director técnico del FMI «daba lecciones»

Cristina Kirchner se cachondea y la pifia en su carga contra España
Cristina Fernández de Kirchner.

La presidenta argentina protagoniza otro desaire a la política española y a la gestión del banco a quien Rajoy «ha tenido que auxiliar con 23.000 millones»

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, no deja de dar «disgustos» a la sociedad española. Además de su decreto para nacionalizar la filial de Repsol en el país, YPF, con el perjuicio evidente a los intereses de la empresa española en el Nuevo Continente, ha protagonizado una nueva salida de tono en una de sus multitudinarias comparecencias públicas, en actos que recuerdan ya a discursos de otros afamados mandatarios iberoamericanos.

Explia E. Montañés en ‘ABC’ que ahora ha arreciado las críticas en su discurso contra una entidad financiera española que está atravesando problemas, Bankia, pero en particular clamó al cielo su alusión a la gestión del expresidente de la entidad fusionada, Rodrigo Rato, también exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La presidenta argentina, no obstante, no parece muy enterada del verdadero calado de la problemática de Bankia, puesto que a su expresidente lo rebautizó como «David Rato» y estuvo apelando al contrincante de Goliat en la lucha bíblica de desiguales todo el tiempo.

«Vamos a dejar de hablar que si no mañana ya sabemos los titulares», dijo minutos antes Fernández de Kirchner, al respecto de otra cuestión en su discurso que versaba sobre microcréditos, pero no era consciente de que poco después iba a dar tamaños titulares periodísticos pero por su equivocación.

Confusión con un publicista argentino

El rescate a Bankia y la inyección de capital público por parte del Estado español ha encontrado hueco en los desaires de la mandataria argentina, que pronunció mientras anunciaba la concesión de microcréditos a pequeños emprendedores, «David Rato, quien fuera titular del Fondo Monetario Internacional (FMI) nos dirigió parrafadas memorables a Argentina y a su modelo de crecimiento a partir de 2003, críticas furibundas».

Además, la presidenta también apeló a que el Gobierno del presidente Mariano Rajoy ha tenido que «auxiliar» con 23.000 millones de dólares a este banco «porque si no se caía a través de operaciones que seguramente no estaban muy bien hechas».

«Todo lo que se puede hacer con 23.000 millones de euros en materia de creación de empleo», afirma entre sarcasmo e ironía la dirigente. Fernández de Kirchner considera «notable» el hecho de que «un exdirector del FMI haya fundido un banco y daba lecciones a todos los demás sobre cómo teníamos que administrar las finanzas y el país».

En concreto, a partir del minuto 15.06 del vídeo adjunto, dice:

«Lo más interesante es que el presidente de este banco era David Rato, que nos dirigió a la Argentina y a su modelo de crecimiento a partir del año 2003 memorables críticas, furibundas, de los organismos multilaterales de crédito y sobre todo de él».

Todo, en medio de silbidos a Rato del respetable, después de escuchar a su presidenta hablar de «banquito» y para quien pasó inadvertido el error de la mandataria.

En este punto cabe recordar dos asuntos: el primero, que David Rato es un conocido publicista argentino; y segundo, que el exministro de Economía en el Gobierno de José María Aznar, Rodrigo Rato, fue director gerente del FMI entre 2004 y 2007, periodo en el cual Argentina, comandada por el marido ya fallecido de la actual presidenta, Néstor Kirchner, tuvo una relación conflictiva con el organismo internacional.

«Voy a ser Cristina Fernández de Kirchner hasta que me muera y después también», afirmó en otro momento de su larga intervención la presidenta argentina.

Y no hace falta que lo jure. Con ella, no dejan de llover malas noticias para la «marca España» en el exterior.

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído