Una degradación económica y social en cámara lenta

The Economist: «Se acabó la fiesta para Argentina y Venezuela»

The Economist: "Se acabó la fiesta para Argentina y Venezuela"
El venezolano Nicolás Maduro con la argentina Cristina Kirchner. EP

Duras afirmaciones y serias advertencias. La revista The Economist ha publicado un artículo devastador sobre la situación económica de Argentina y Venezuela.

Con el título «The party is over» (Se acabó la fiesta), la revista destaca que ambos países han estado viviendo «a lo grande» durante años, repartiendo los ingresos de un irrepetible boom de commodities (el petróleo en Venezuela y la soja en Argentina).

Ahora se enfrentan a un escenario totalmente diferente.

«Ambos han utilizado una combinación entre las intervenciones de sus bancos centrales y los controles administrativos para conseguir que los índices cambiaros sobrevaluados no cayeran y que la inflación no subiera», señala la publicación que además cuestionó al gobierno argentino por dar «pasos vacilantes hacia la normalidad», aunque aclaró que, «en Venezuela, la situación es más peligrosa».

The Economist también subraya que «Argentina primero permitió que el peso se devaluara más del 15% en la semana que comenzó el 20 de enero, y luego anunció una flexibilización en el cepo para la compra de moneda extranjera para ahorro».

Así, de acuerdo al análisis de la revista «el objetivo del Gobierno sería estrechar la brecha entre los precios del dólar oficial y el blue, evitando así la necesidad de seguir gastando las reservas».

«Si bien la brecha se ha cerrado un poco, el temor a una devaluación que conduciría sólo a una mayor inflación explica la continua alta demanda de dólares, aún a un tipo de cambio menos favorable Argentina puede estar configurando su tercera crisis cambiaria en 25 años».

Pasos vacilantes y el mayor riesgo…

«Con la liberación parcial de los controles cambiarios, la Argentina da pasos vacilantes hacia la normalidad», aunque aclara que «en Venezuela, la situación es más peligrosa» y detalla los problemas que enfrenta el país gobernado por Nicolás Maduro para conseguir dólares y las carencias de diferentes productos.

«La crisis continuará sin una gran inyección de dólares de Petróleos de Venezuela, que genera el 96% de los ingresos en divisas. Mejores condiciones para los inversores extranjeros en la industria del petróleo aportarían el efectivo que tanto se necesita para aumentar la producción estancada».

En todo caso, advierte que mientras el gobierno no abandone su antipatía hacia el capital privado, la perspectiva de la nueva inversión es tenue y la escasez de bienes solo es susceptible de empeorar», agrega.

También incluye en el texto los problemas que afrontan sectores como el automotriz, agroindustrial, farmacéutico y los medios impresos de comunicación por la restricción de divisas.

«Los periódicos están en riesgo de cerrar por falta de papel».

El riesgo de rebelión

Hace unos días además, la revista publicó en su suplemento «El Mundo en 2014» un ranking de los 150 países en el que se mide el «riesgo de rebelión», y que ubica a Argentina, Bolivia y Venezuela dentro de los países con mayor posibilidad de sufrir un conflicto o lo que ellos llaman un «riesgo muy alto de conflicto».

Por su parte, Uruguay, Chile y Costa Rica son los únicos países de América Latina con bajo riesgo de conflicto según el estudio, categoría que incluye a Estados Unidos, Alemania, Finlandia, entre otros países del mundo.

El resto de los países de Latinoamérica, como México, Perú, Brasil, entran dentro del grupo de países con alto riesgo de conflicto.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído