Venezuela en la encrucijada

¿Dónde firmo para que pare ya la ‘regaladera’ de petróleo a la Cuba castrocomunista y al resto de chulos de Petrocaribe?

Ganas de firmar para que el territorio venezolano sea realmente preservado y no estemos viendo como los guyaneses lo están invadiendo y despojando con la anuencia de esta peste roja infinitamente traidora

¿Dónde firmo para que pare ya la 'regaladera' de petróleo a la Cuba castrocomunista y al resto de chulos de Petrocaribe?
Raul Castro, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. VZ

Que esta Venezuela alineada con lo peor del planeta no es sólo una amenaza para los Estados Unidos, es una amenaza para todo país democrático, para la cultura occidental, una amenaza para cada ciudadano

Frente al nuevo show de Nicolás Maduro y su banda, show donde la extorsión es más evidente que nunca, aunque ahora se aplica para recoger firmas contra la decisión del Presidente norteamericano de sancionar a castrochavistas violadores de derechos humanos, depredadores del tesoro público y narcotraficantes, así como declarar a esta Venezuela convertida en guarida de delincuentes empoderados una amenaza para los Estados Unidos, muchos somos los venezolanos, y creo que bastantes extranjeros, que hemos decidido expresar el deseo que tenemos de firmar exigiendo libertad para los presos políticos; exigiendo libertad de expresión, exigiendo seguridad; exigiendo alimentos, medicamentos, salud pública, empleo, cese del control de cambio; exigiendo que se investiguen los siniestros lazos con la teocracia iraní; exigiendo que ya no continúe la presencia de la narcoguerrilla colombiana adueñada de pueblos enteros de nuestra geografía y amparados por militares traidores, los mismos que reciben órdenes de cubanos invasores y que nos debe llevar a firmar para que sean expulsados.

Ganas de firmar para que pare ya la «regaladera» de petróleo a la Cuba castrocomunista y al resto de chulos de Petrocaribe.

Ganas de firmar para que el territorio venezolano sea realmente preservado y no estemos viendo como los guyaneses lo están invadiendo y despojando con la anuencia de esta peste roja infinitamente traidora.

En la red social Twitter se han creado hashtags donde los tuiteros expresan ese deseo.

Uno de ellos es #YoFirmo y por supuesto a todos esos ítems anteriores se suma el deseo que tenemos de refrendar aclarando que sancionar a pillos castrocomunistas no es atentar contra Venezuela, que son ellos los que han saqueado, han corrompido, han vulnerado nuestro país.

Que esta Venezuela alineada con lo peor del planeta no es sólo una amenaza para los Estados Unidos, es una amenaza para todo país democrático, para la cultura occidental, una amenaza para cada ciudadano que en esta pobre tierra saqueada sabe que su vida y su futuro está sujeto a las apetencias, a las criminales tácticas y a las siniestras alianzas que imponen unos seres crapulosos erigidos en dueños de vidas y bienes y decididos a quedarse eternamente en el poder.

El show de las firmas es una extorsión grotesca que están haciendo descaradamente y que a la vez les está sirviendo para crear otra de sus famosas «listas» (Maisanta, Tascón, entre otras).

Sin el menor pudor están llevando a los empleados públicos a firmar contra las sanciones que anuncia el presidente Barack Obama contra aquellos que han convertido a Venezuela en un Estado forajido, amenaza peligrosa para nacionales y extranjeros.

Los consejos comunales, esas creaciones perversas montadas por los invasores castrocomunistas que no son otra cosa que los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), igualmente represivos e igualmente delincuenciales casa por casa, rancho por rancho coaccionan a los habitantes de los barrios y zonas populares. A los estudiantes de todos los niveles igualmente les obligan a firmar.

Esas firmas sacadas en su gran mayoría bajo extorsión, quedarán para ser manejadas por un régimen extraordinariamente chantajista que las utilizará para precisar quién lo apoyó y por tanto quién recibirá prebendas, cargos, comida, escolaridad, atención médica. Firmas que crearán otros grupos marginados de toda asistencia y todo derecho, por el solo hecho de no aparecer en esas listas.

Pero a pesar de la extorsión y el chantaje Nicolás Maduro y su banda no han logrado el número que necesitan para el show, eso los ha conducido a buscar firmantes en la mazmorra antillana.

En Cuba han montado tarantines contra las sanciones y acusaciones de Obama. Requieren desesperados más rúbricas y han pensado que un pueblo que lleva más de 56 años padeciendo la más abyecta tiranía se unirá a ellos y a sus pretensiones de obligar al Presidente de los Estados Unidos a dejar sin sanciones a unos canallas que han saqueado Venezuela y asesinado y torturado opositores; así el castrochavismo buscará firmas en Cuba y en Venezuela hasta el 9 de abril, ayudados -aunque sea terrible creerlo- por pseudoopositores como Henry Falcón y cobardes que temen represalias.

Pero, al lado de esos, somos millones los que deseamos firmar mostrando nuestro acuerdo con las sanciones y diciendo que Venezuela no la representan unos «choros» a los que se les han localizado fortunas imposibles de justificar y se les conocen crímenes y violaciones a los derechos humanos.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído