La paradoja argentina: cómo el terror al regreso del kirchnerismo eleva el dólar y perjudica a la reelección de Macri

La paradoja argentina: cómo el terror al regreso del kirchnerismo eleva el dólar y perjudica a la reelección de Macri
Macri y Fernández PD

«Los argentinos votaron con el bolsillo». Esa fue la conclusión de muchos medios y analistas argentinos tras la categórica derrota que sufrió el gobierno de Mauricio Macri en las elecciones primarias.

La alianza oficialista, Juntos por el Cambio, quedó a más de 15 puntos del ganador de los comicios, el Frente de Todos, encabezado por los peronistas Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, la antecesora de Macri.

Nadie había anticipado una victoria tan arrasadora del kirchnerismo, que si repite estas cifras en las elecciones generales del próximo 27 de octubre volverá al poder después de haberlo abandonado hace solo cuatro años.

Sin embargo, estaba claro que el gran talón de Aquiles de Macri es la economía. A pesar de que prometió reducir la inflación y llevar la pobreza a «cero», ambos aumentaron durante su gobierno. La peor crisis se dio en 2018, cuando el peso argentino perdió más de la mitad de su valor contra el dólar. Se disparó la inflación, llegando a uno de los índices más altos del mundo: 47,6%. Y el impacto sobre la pobreza fue inmediato: 2,7 millones de personas cayeron bajo la línea de la pobreza en un solo año. Un tercio del país hoy es pobre.

Sin embargo, existe una paradoja: las devaluaciones que generaron la fuerte crisis en 2018 -que se dieron en abril y en agosto- ocurrieron por temores del mercado sobre un posible regreso del kirchnerismo.

Alberto Fernández.

«Una muestra de lo que puede pasar»

El día después de que se conocieran los resultados de las elecciones, los mercados ratificaron su rechazo a lo que ahora se ve como una probable vuelta al poder del kirchnerismo, la fuerza que por 12 años gobernó Argentina (2003-2015) con una fuerte intervención estatal sobre la economía y un discurso antimercados.

Las acciones de algunas empresas argentinas en Wall Street cayeron más del 50% en pocas horas y las principales compañías que cotizan en la bolsa de valores de Buenos Aires perdieron más del 45% de su valor. Pero la cifra que más alarmó a la gente del común fue la del dólar, que se disparó un 24% en un solo día.

Los argentinos saben bien lo que eso significa: en pocos países existe un vínculo tan directo entre devaluación e inflación y entre inflación y pobreza. Por la tarde, el presidente Macri habló sobre la situación económica y no solo culpó del descalabro a su rivales «K» -conocidos en Argentina como la fórmula «Fernández-Fernández»-. También advirtió a sus votantes que la situación empeoraría si los eligen.

«Esto es sólo una muestra de lo que puede pasar. Se los vengo diciendo hace tres años y medio. No podemos volver al pasado porque el mundo ve esto como el fin de la Argentina», dijo el presidente. «Tenemos que entender que el problema mayor es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad y confianza en el mundo», agregó.

«Hoy estamos más pobres que antes, el dólar volvió a subir con las consecuencias que esto tiene», señaló. Macri atribuyó la desconfianza a las políticas que esa fuerza aplicó durante sus años en el poder. «Ellos ya gobernaron y tienen que hacer algo distinto de lo que hicieron antes (para generar confianza)», afirmó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído