Jorge Fernández Díaz: "Se trata de un método pasivo, disuasorio y no agresivo"

Interior defiende en la UE las cuchillas de la valla de Melilla alegando que otros Estados las usan

Bruselas rechaza la concertina y pide inmigración legal, pero ni aporta un euro ni da soluciones concretas a la inmigración ilegal

Interior defiende en la UE las cuchillas de la valla de Melilla alegando que otros Estados las usan
Inmigrante subsaharianos ilegales en Melilla. EP

Jorge Fernández Díaz ha dicho este jueves 5 de diciembre de 2013 que se planteará retirar las cuchillas de la valla de Melilla si se acredita que vulneran la legislación de la UE.

El ministro del Interior español ha subrayado que hasta ahora no tiene indicios de que sea así y que otros Estados miembros también las usan para proteger sus fronteras.

Fernández Díaz mantuvo este miércoles una conversación «larga y cordial» con la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, que había expresado sus dudas sobre las cuchillas, para informarle sobre la situación de Melilla y de Ceuta.

Malmström no le dijo que esta medida vulnerara la legislación de la UE ni le propuso alternativas.

«Ella estaba en la idea, y me lo trasladó así, de que las concertinas eran un elemento que no era disuasorio y que causaba lesiones graves».

Su respuesta fue que el Gobierno español considera que se trata de un método pasivo, no agresivo y disuasorio «para frenar avalanchas de inmigrantes».

«Nosotros no conocemos que haya ninguna legislación comunitaria que lo impida. Aquí mismo, en Bruselas, la policía belga en algunas ocasiones lo utiliza y en otros países europeos también. Nos consta que hay fronteras también de Estados de la UE que las tienen instaladas. Pero estamos dispuestos, como no puede ser de otra manera, si se nos acredita que fuera así, a reconsiderarlo».

«Pero ni se nos ha acreditado un sistema mejor, no se nos ha aportado un sistema mejor y que resulte igual de eficaz ni al mismo tiempo se nos ha acreditado que esté violando ninguna legislación comunitaria».

La polémica sobre las consecuencias de la concertina en la frontera de Melilla se mantiene también este jueves en España.

El delegado del Gobierno en la ciudad autónoma, Abdelmalik El Barkani, ha asegurado que entre las medidas que se plantean para dificultar la entrada de inmigrantes por el perímetro fronterizo se han planteado «hacer una malla que impida meter los dedos y trepar».

El Delegado del Gobierno ha tildado las críticas de demagógicas y ha afirmado que el objetivo de la concertina es «disuadir, nunca herir».

Unos 250 subsaharianos intentan entrar en Ceuta

Un grupo de unos 250 inmigrantes subsaharianos ha intentado entrar en Ceuta entre las seis y las siete de la mañana este jueves a través de la frontera ceutí de la Tarajal, donde han sido rechazados por las Fuerzas de Seguridad marroquíes y efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Un inmigrante ha conseguido entrar en territorio español encaramándose a las obras del nuevo paso fronterizo para porteadores que el Ministerio del Interior está habilitando.

Cuando intentaba escalar por un edificio fronterizo de la Guardia Civil en la frontera, el subsahariano ha caído al suelo desde varios metros de altura y ha resultado herido.

El inmigrante ha sido ingresado en el Hospital Universitario de la ciudad autónoma, aunque no se teme por su vida.

Las Fuerzas de Seguridad marroquíes han detenido a un grupo de unos 70 indocumentados, mientras que el resto ha conseguido volver a refugiarse en los montes que rodean la ciudad española y la vecina localidad marroquí de Castillejos-Fnideq.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído