Los jóvenes estudiaban magisterio y eran considerados 'rebeldes'

La policía municipal entregó los 43 estudiantes al narco y los sicarios los quemaron vivos en una fosa

La confesión de dos sicarios destapa la matanza de estos alumnos rebeldes en Guerrero

La policía municipal entregó los 43 estudiantes al narco y los sicarios los quemaron vivos en una fosa
Policía mexicanos en Guerrero, junto a las fosas donde han aparecido los estudiantes. MX

"Lo acontecido es uno de los sucesos más terribles de los tiempos recientes", dice la ONU

La barbarie tiene desde ayer un nuevo santuario en México. Una fosa clandestina situada en las afueras de Iguala, en el corazón del volcánico estado de Guerrero.

Allí fueron asesinados y luego calcinados los 43 estudiantes de magisterio desaparecidos la noche del viernes 26 de septiembre tras su detención por la policía municipal.

La matanza corrió a cargo de dos sicarios a quienes los agentes locales entregaron los estudiantes.

Hasta estas fosas llegaron los forenses después de la confesión de un policía que estaba detenido y que participó en el secuestro de los estudiantes.

El lugar fue acordonado por unos 300 soldados quienes impidieron el acceso a las decenas de medios de comunicación que se agolpaban junto a la fosa después de caminar tres kilómetros monte arriba por una sierra tan verde como siniestra.

LAS ATÓNITAS AUTORIDADES

El procurador del estado de Guerrero, Iñaky Blanco, confirmó que tanto el ataque contra el autobús del equipo de Tercera División de Futbol Avispones de Chilpancingo como la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, están vinculados al crimen organizado principalmente al grupo identificado como «Guerreros Unidos».

Durante la conferencia declaró prófugo al titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Iguala, Francisco Salgado Valladares, quien de acuerdo con los testimonios de los detenidos, fue quien dio orden de llevar a los normalistas a un cerro, y posteriormente un sujeto identificado como «El Chuky», integrante de «Guerreros Unidos», ordenó que los asesinarán.

Sobre los ataques en Iguala del pasado 26 de septiembre en el crucero de Santa Teresa en donde murieron miembros del equipo de Tercera División de Futbol Avispones de Chilpancingo y una mujer, concluyeron que policías municipales y sicarios pertenecientes al grupo criminal «Guerreros Unidos» fueron los responsables.

Iñaky Blanco señaló que 26 personas fueron detenidas y tres más consignadas ante la SEIDO, entre ellas el exsecretario de Seguridad Pública, Felipe Flores.

Por último anunció que iniciarán un juicio de procedencia contra el presidente municipal con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, quien también se encuentra ligado con la violencia en Guerrero, estado ubicado al sur de México.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído