Uno de ellos había perdido a un hijo un año antes en un accidente

Los otros casos de pilotos suicidas que ponen los pelos de punta: «Morir, morir…»

"Una vez al mando, desconectó piloto automático y se encomendó a Dios"

Los otros casos de pilotos suicidas que ponen los pelos de punta: "Morir, morir..."
Un avión descendiendo... PD

El fiscal francés que ha investigado el accidente del vuelo de la Germanwings, apunta a como pirncipal hipótesis que se trata de un acto suicida del copiloto, Andreas Lubitz.

Es una situación muy poco común en los accidentes aéreos, se suma a otros incidentes similares ocurridos anteriormente. Sucedió el 21 de agosto de 1994.

EN PICADO

El vuelo AT 630 de Royal Air Maroc (Marruecos) despegó de Agadir con destino Casablanca. Diez minutos más tarde el aparato cae en picado y desaparece de las pantallas del radar, se estrelló en las montañas del Atlas.

En 1994, el piloto marroquí Youneff Khayati, de 32 años, estrelló su ATR-42 sobre las montañas que rodean la ciudad de Agadir. A bordo iban 44 personas. La copiloto pido ayuda a la torre de control, advirtiendo que el piloto tenía una actitud extraña.

Las últimas palabras que recogió la caja negra antes de chocar contra el terreno fueron del propio Khayati: «morir, morir…». Desconectó el modo de vuelo automático y dirigió la aeronave a tierra.

La Asociación de Personal Navegante Técnico, que agrupa a la mayoría de los pilotos de esa compañía aérea nacional, pusieron en duda la versión del suicidio del piloto.

Vuelo 185 de la compañía Silkair el 19 de diciembre de 1997; el Boeing 737 de la compañía Silk Air, que volaba de Jakarta a Singapur, se estrelló en el río Musi y murieron los 104 ocupantes.

A UN RÍO

El piloto desconectó el grabador de voz de la cabina y el registrador de datos. El avión cayó en picado y se estrelló contra el río Musi, en la isla de Sumatra (Indonesia).

Según la investigación, pudo ser un acto premeditado de suicidio del piloto, pues nada falló en el aparato hasta que alguien o algo apagó los registros de grabación de la cabina de control, minutos antes del desastre, y realizó «vuelo controlado hacia el suelo».

El 11 de octubre de 1999, un piloto suicida sustrae un avión ATR de Air Botsuana y lo estrella contra dos de los otros tres aparatos con que contaba la compañía, que estaban estacionados en el aeropuerto de Gaborone, en Sudáfrica.

La empresa había retirado recientemente al piloto del servicio por motivos de salud. Otro el 31 de octubre de 1999, vuelo 909 de Egypt Air. Cuarenta minutos después de despegar de Nueva York se estrelló en el océano.

SOLO EN LA CABINA

Fallecen las 217 personas que viajaban en el avión. Los investigadores barajaron un problema mecánico en vuelo, pero la información de las dos cajas negras abrió otra línea de investigación. Un piloto de refresco solicitó al comandante tomar los mandos, este se los concedió y se ausentó de la cabina.

Una vez al mando, desconectó piloto automático y se encomendó a Dios. Según algunas fuentes, se habrían registrado en la cabina entre piloto y copiloto antes de estrellar el avión contra el mar. Fue la versión oficial norteamericana.

2013 fue la última vez que se barajó la hipótesis del piloto suicida como posible causa de un accidente. Fue en el vuelo TM 470 de la compañía Mozambique Airlines.

El capitán se encerró en la cabina, no hizo caso a las llamadas, manipuló el piloto automático y según la versión oficial estrelló el avión contra el suelo del Parque Nacional Bwabwata, en Namibia, dejando 33 muertos.

Al parecer, había perdido a un hijo un año antes en un accidente y tenía graves problemas con su esposa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído