LAS MATERNIDADES DEL INSTITUTO VENEZOLANO DEL SEGURO SOCIAL

¡Hasta los ovarios! Así dan a luz en la oscura Venezuela: entre cucarachas y sin comer

Es la herencia de Chávez, que durante sus 14 años en el poder invirtió parte de la bonanza petrolera en organizar miles de centros de salud gratuitos

¡Hasta los ovarios! Así dan a luz en la oscura Venezuela: entre cucarachas y sin comer
Dar a luz en Venezuela PD

El calor es sofocante, y las colas de las parturientas parecen no tener fin. Lo mismo da estar en un Hospital de Venezuela perteneciente al Instituto Venezolano del Seguro Social, en Maracaibo, o en la Maternidad Concepción Palacios de la Parroquia San Juan del Municipio Libertador del Distrito Capital, al oeste de la ciudad de Caracas. El panorama es igual de desolador. Dar a luz es un duro trance. (Las hostias sin pan que se dan los venezolanos por una botella de leche con la bendición chavista).

Las maternidades están llenas, no hay incubadoras, falta el agua y la comida y la electricidad se corta cada dos por tres mientras las ‘chiripas’, -esas pequeñas y repugnantes cucarachas alemanas- se pasean a sus anchas propagando bacterias dañinas, como la Salmonella. (Los venezolanos que comen ratas y gatos por el duro régimen chavista).

Lo mismo da que se denuncie la situación una y otra vez, como ahora lo ha hecho la periodista venezolana Ana Vanessa Herrero a través de su cuenta personal de twitter.

Es la herencia mal llevada de Chávez, que durante sus 14 años en el poder invirtió parte de la bonanza petrolera en organizar miles de centros de salud gratuitos en barrios pobres del país, en su mayoría atendidos por médicos cubanos.

Y ahora Nicolás Maduro culpa de la precupante situación a los empresarios, que a su juicio acumulan medicamentos y productos para incrementar el descontento contra su gobierno de charanga y pandereta. Pero él lo tiene claro:

«Así el petróleo llegue a cero, nuestros niños tienen garantizado todo, su atención de salud, su educación».

Las mujeres, mientras tanto, se mueren por parir en estas condiciones. Lo de conseguir más tarde medicinas y pañales para sus hijos es otra historia, quizás la misma… 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído