LOS MUERTOS DEL RÉGIMEN SANDINISTA

Ejecuciones selectivas: La nueva etapa de la represión criminal del régimen de Daniel Ortega

Ejecuciones selectivas: La nueva etapa de la represión criminal del régimen de Daniel Ortega
Ejecuciones Selectivas en Nicaragua RT

Desde el pasado 2018 una serie de asesinatos se han llevado a cabo de forma sistemática, todos en zonas rurales y bajo las mismas condiciones.

El primero de ellos fue llevado a cabo por un hombre encapuchado que mató de dos balazos en el pecho a un bebedor solitario, el más reciente, en otro poblado rural de Nicaragua, un funcionario de la alcaldía local es cazado a balazos cuando después de la jornada de trabajo se dirigía a su casa. En la mayoría observa un patrón que la lleva a concluir que se tratan de ejecuciones sumarias y selectivas, ya suman 29 asesinatos en una pequeña región rural del país.

Estas ejecuciones están a cargo de células paramilitares y a criterio de la experta, marcan una nueva etapa en la represión que sostiene el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua desde abril de 2018.

El abogado Óscar Noel Herrera, asesor legal de la Alcaldía de Wiwilí, fue asesinado por un sujeto encapuchado, quien sin mediar palabras le disparó dos veces en el pecho.

El abogado Óscar Noel Herrera fue asesinado por un encapuchado que le disparó sin mediar palabra.

Hasta noviembre del año pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos registró 325 personas muertas como resultado, principalmente, de la violenta represión con que el régimen de Daniel Ortega enfrentó las protestas ciudadanas. Hay, sin embargo, organismos nacionales que calculan en más de 500 los asesinatos.

La mayoría de los asesinatos se produjeron cuando Daniel Ortega ordenó las llamadas «operaciones limpieza» que ejecutaron caravanas de paramilitares dotados de armas de guerra contra los ciudadanos que se defendían en tranques o barricadas con morteros artesanales en ciudades y carreteras.

La cantidad de muertos de esta etapa podría ser mayor. «No todas las familias de los asesinados hicieron uso de su derecho de denunciar para demandar justicia. Calculo que solo lo hizo una tercera parte», dice el abogado Gonzalo Carrión, un funcionario del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) que huyó al exilio perseguido por el régimen.

Los asesinados en los últimos meses no están en ninguna lista. El patrón que sigue la mayoría de los asesinatos, lleva a concluir a la socióloga Elvira Cuadra que se trata una nueva etapa de la ola represiva.

De los 29 asesinatos analizados, dice Cuadra que en nueve casos las víctimas «tienen un claro vinculo político con un partido opositor o con el movimiento cívico de protestas». Varios son funcionarios de alcaldías no sandinistas que apoyaron los tranques. En otros 12 casos, la forma en que se produjeron los asesinatos lleva a sospechar que fueron ejecutados por elementos paramilitares. «Tenemos 21 casos que tienen una motivación política», dice. «Los otros pueden ser delitos comunes».

Fuerzas paramilitares que operan impunemente en Nicaragua con el apoyo del régimen sandinista.

Óscar Noel Herrera, asesinado en la mesa del bar, era asesor legal de la Alcaldía de Wiwilí (Jinotega) y miembro del Partido Liberal Constitucionalista.

Edgard Montenegro Centeno y su hijo Yalmar Montenegro Olivas, eran originarios de Jinotega y se habían refugiado en Honduras desde hace casi un año, porque eran perseguidos después de participar en la protestas.

Montenegro Centeno había pertenecido a la guerrilla contrarrevolucionaria que combatió al gobierno sandinista en los años 80. A ambos los mataron el 27 de junio pasado en el municipio fronterizo hondureño de Trojes, donde se refugiaban.

«Hoy los asesinos sandinistas celebran que terminaron con la vida de mi padre y mi hermanito mayor. Los héroes de mi vida; pero lo que dan es lástima, porque lo único que ganaron es el pasaje al infierno por tantas vidas que llevan ya en su lista», expuso en Facebook una hija y hermana de los asesinados.

Francisco Sobalvarro, otro excontra originario del departamento de Jinotega, fue asesinado el 13 de julio pasado en el mismo municipio hondureño de Trojes, donde se había refugiado.

Néstor Uriel Aráuz Moncada era director del área de Servicios Municipales de la Alcaldía de Wiwilí. La misma donde trabajaba Oscar Noel Herrera. Araúz fue asesinado a balazos el 21 de febrero cuando regresaba en moto a su casa después del trabajo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído