El «cáncer emocional» que sufrió un comunista y que sólo superó cuando salió de esa «religión»

El venezolano Julio Coco cuenta desde Venezuela como la derecha ha perdido la batalla ante el comunismo que ha sabido ser políticamente más efectivo

El "cáncer emocional" que sufrió un comunista y que sólo superó cuando salió de esa "religión"
El comunismo global desde una experiencia en Venezuela. YT

La Venezuela de estos días es uno de los más sufridos laboratorios del comunismo internacional, allí se implementó a plenitud como un sistema social entero bajo el paraguas del «Socialismo de Siglo XXI» del que han salido millones de experiencias y terroríficos resultados.

De ese tema habla Julio Coco, venezolano experto en comunismo, no por verlo desde lejos, sino porque fue un fiel creyente en esa «religión» en su juventud, cuando creyó que vivía «el máximo estado de la libertad», pero tras muchos años y pérdida de oportunidades se dio cuenta que realmente en el comunismo «no hay libertad».

«El ideal de libertad que te vende el comunismo está completamente reñido con la libertad de conciencia, con la libertad de expresión y con la libertad de consumo de la información».

En el vídeo que compartió en su canal de YouTube recuerda la anécdota de cuando conoció a Hugo Chávez en 1996, siendo dirigente estudiantil, y ya pudo ver el lado autoritario de quien en dos años fuera presidente de Venezuela hasta su muerte.

Entre las confesiones hechas por el analista político, destaca cómo el comunismo trastocó su vida familiar y personal, hasta el punto de divorciarse de la madre de sus hijos:

  1. Me gradué a destiempo siendo uno de los mejores estudiantes de la universidad, «eso me pasó por pendejo y por comunista».
  2. Perdí muy buenos empleos, en mi perfil psicotécnico, cuando me entrevistaban en recursos humanos, aparecía que era un rebelde sin causa… era un riesgo para la empresa.
  3. Tuve problemas familiares, por esto se acabó la relación con la mamá de mis hijos.
  4. La base de mi no desarrollo profesional viene por dos fuentes, por creer estupideces como el marxismo y segundo por la persecución que nos hizo el chavismo.

También confiesa que su ruptura con el marxismo ocurre cuando comenzó a hacer preguntas «no permitidas en la religión»:

«Cuando empecé a decir ¿Cómo se concilia el tema de la libertad individual con el beneficio colectivo?, cuando lo pregunté en el partido y en los foros marxistas me convertí en enemigo del partido»

Finalmente en el vídeo explica como, desde su perspectiva, la izquierda ha sido más efectiva políticamente y cómo logra robar banderas que eran de la derecha como «la lucha de los derechos civiles e individuales».

«Por qué usted ve que todas estas olas de progresismo, del feminismo, activismo LGTBI, si usted se pone a ver bien esas son luchas características de la derecha, y por qué usted ve a un activista gay con una camisa del Che Guevara, ahora son mas de 2.000 micro organizaciones en América y más de 1.000 micro organizaciones solamente en Portugal y España y generaron una agenda política impresionante, mientras qa derecha estaba hablando mal del populismo y del comunismo, ¡no!, la manera de combatir el comunismo es haciendo política de base, interpretando la necesidad de la gente, tienen que haber conectores sociales, luchar contra el comunismo no son acciones de palabras son acciones de organización y promoción de  los intereses sociales reales

Un verdadero capitalista hace plata, mientras que un verdadero comunista hace política y hace la revolución, entonces los verdaderos voceros del capitalismo no son los líderes del capitalismo y por tanto no generan estructura social para fortalecer su propio sistema, mientras que los otros están perfectamente alineados».

Coco dio un ejemplo del trabajo de «cooptación» que realiza el comunismo, y dio como ejemplo el caso de «Podemos en España», afirmando que nació de «una universidad donde se hizo un trabajo de 30 años».

Autor

Jesús Mitchelle Torres

Licenciado en ciencias fiscales (ENAHP – IUT), especialista en auditoría de Estado (Universidad Simón Bolívar) y magíster en gerencia pública (IESA) con siete años de experiencia como auditor de Estado en Venezuela.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído