El acercamiento entre La Habana y Washington pone al borde del abismo a los sátrapas de Caracas

La arruinada Venezuela chavista se queda más sola que la una

Deshielo tras el anuncio de la liberación del contratista estadounidense Alan Gross, preso en Cuba desde hace cinco años, y de tres cubanos encarcelados en Estados Unidos

La arruinada Venezuela chavista se queda más sola que la una
Manifestación en Venezuela contra la pobreza que provoca la política del chavista Maduro. VZ

El presidente Obama, que ha asumido que apostar por el derrocamiento por la fuerza del castrismo era inútil, quiere hacer algo notable al final de su mandato

Al mal tiempo buena cara. En su primera reacción el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha querido subrayar «la valentía» del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al reanudar de lleno las relaciones diplomáticas entre ese país y Cuba, y lo ha calificado «como el gesto más importante de su presidencia».

El gobernante venezolano, quien asiste en Argentina a la cumbre del Mercosur, puso el acento en la liberación de los tres cubanos presos en Miami por espionaje que han sido liberados como parte de las negociaciones.

«Ya están en su tierra, libres, dignos, es una victoria de la moral, de la ética de la resistencia, de la lealtad a los valores, es una victoria de Fidel, del pueblo cubano».

Como recoge Alfredo Meza  en ‘El País’, Maduro ha elogiado a Obama como nunca antes y lo hace en medio de una cruzada que ha iniciado Maduro para tratar de convertir en una agresión a la Nación el anuncio de sanciones del Senado estadounidense a 56 altos funcionarios del régimen de Caracas, aún pendiente de la sanción del Ejecutivo de ese país para convertirse en ley.

Con el fin del embargo aún pendiente, la Venezuela chavista parece quedarse como el único ariete del discurso antiimperialista en América.

Y en un momento crítico, porque   la economía venezolana depende de los precios del petróleo y el desplome del barril de 120 a 60 dólares deja a los chavistas abocados a la bancarrota y hace virtualmente imposible que puedan seguir ganando amigos en Cuba, Bolivia y otros lares, a fuerza de inyectar dinero que quitan a los venezolanos.

El lunes, Maduro, recordando las versiones más procaces de Hugo Chávez, había dicho: «agarren sus visas y métanselas por donde les quepan, yanquis insolentes».

Veremos donde se mete el tirasno chavista sus bravatas, ahora que sus patrones cubanos cambian de línea y cuando el petroleo no da ni para cubrir la mitad de su desquiciado presupuesto.

53 AÑOS DE DESENCUENTRO EN IMÁGENES

Esta es la historia de la crisis en las relaciones entre EEUU y Cuba:

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído