La falta de productos se achaca a su boicot: purga y a meterlos en prisión

La voraz campaña de teleSUR para justificar el hambre en Venezuela que alimenta el odio al empresario

La cadena de televisión financiada al alimón con Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Uruguay no muerde la mano de quien le da de comer

La voraz campaña de teleSUR para justificar el hambre en Venezuela que alimenta el odio al empresario
La feroz campaña PD

Encontrar a día de hoy en la Venezuela chavista de Maduro leche, carne o azúcar, para no hablar de productos de higiene básicos, es toda una aventura de la que pocos salen airosos.

Las largas filas en los supermercados dan buena fe de ello, aunque la cadena del régimen, teleSUR, ya se encarga de cargar tintas contra aquellos que, a jucio de quien le paga, son los culpables: los empresarios que se han montado un boicot de aquí te espero.

INFLACIÓN

Con una inflación anualizada estimada por encima del 60% durante el pasado año, el presidente Nicolás Maduro insiste en que no hay una fuerte crisis económica, sino un boicot por parte del empresariado.

De acuerdo con el mandatario, hay «acaparadores» de productos, que no los ponen a la venta para subir más los precios y para desestabilizar a su gobierno.

En ese sentido, ha comenzado una «ofensiva económica», que incluyó prisión y multas para empresarios.

PURGA

En las últimas horas, el sucesor de Chávez ordenó tomar acciones contra una cadena de tiendas, que la prensa identificó como Día a Día, y detener a sus dueños por supuestamente estar inmersos en una «guerra alimentaria», una acción que se suma a la intervención de la red de farmacias Farmatodo.

«He dado órdenes precisas de que sean ocupadas en la madrugada de hoy, sea regularizado el servicio al pueblo de Venezuela y sean detenidos los directivos y dueños de esta empresa»,

dijo el mandatario, sin precisar qué medidas exactas se van a tomar.

Es en ese marco que la cadena televisiva Telesur, que responde al chavismo, lanzó una insólita campaña en las redes sociales en las que acompaña la teoría de Maduro y no duda en calificar la escasez como una «desaparición» de productos.

Por ejemplo, acusa que no hay leche, pero que sí consiguen productos derivados como el queso o el yogur, sugiriendo así que se produce leche, pero que no se vende. Lo mismo hace con el azúcar, al indicar que sí hay postres, omitiendo que para uno y otro caso no se usa el mismo tipo de azúcar.

También hace comparaciones sin relación, como es el caso de las hojillas, que no se encuentran en las góndolas, y la espuma de afeitar, o del champú y las sales de baño.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído