El presidente chavista pide poderes especiales para enfrentarse a Estados Unidos

Venezuela: Maduro huele a podrido

Venezuela: Maduro huele a podrido
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro

«¿Hasta cuándo abusarás de nuestra paciencia?»

Así comienza la primera catilinaria y llama la atención que esa rotunda frase, pronunciada por Cicerón hace dos mil años sea hoy válida cuando se piensa en Nicolás Maduro y se evoca la atormentada Venezuela.

Se preguntaba el pasado domingo Mario Vargas Llosa cuántos muertos más harán falta para que la OEA y los Gobiernos democráticos de América Latina se decidan a dar un paso y pongan fin a la barbarie.

El régimen chavista no puede cambiar. Se ha convertido en una estructura mafiosa, cuyo único objetivo es el poder y carece de gérmenes en su seno que le permitan evolucionar pacíficamente.

Lo acaba de dejar patente Maduro al pedir poderes especiales para ‘legislar contra el imperialismo’ y nombrar ministro de Interior, Justicia y Paz a uno de los siete torturadores identificados por la Casa Blanca, en respuesta a la decisión de Obama de declarar al chavismo una amenaza para la seguridad de EEUU.

El sucesor de Chávez y sus compinches han llevado a la ruina al país y se sienten acorralados, pero han demostrado que no les tiembla la mano a la hora de hacer correr la sangre de sus compatriotas y la historia demuestra que en esas circunstancias, una tiranía puede aguantar muchos años, encarcelando opositores, matando estudiantes y asesinando reinas de belleza.

Maduro huele a podrido pero no caerá hasta a menos que se la empuje desde fuera.

Y ha llegado la hora.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído