LA 'GENEROSA' SUECIA SE HARTA DE TANTA AGRESIÓN SEXUAL

El chico mordido y violado en un bosque sueco por cinco refugiados afganos

Uno de los acusados, que filmó el ataque en vídeo, afirma que "no recuerda lo que pasó" porque estaba borracho

El país nórdico, a pesar de no ser el destino principal de los refugiados, es el Estado europeo que más ha acogido en relación a su población. Suecia batió en 2015 su récord histórico recibiendo más de 160.000 demandas de asilo, una política de la que ya están más que hartos los suecos, que ven cómo crece sin freno el número de agresiones sexuales mientras los políticos, caso del primer ministro, Åsa Romson, se tira de los pelos.([VÍDEO] Los seis refugiados salidos violan a una sueca en silla de ruedas… ¡y les dejan libres por la cara!).

Y para muestra otro botón: las autoridades suecas han acusado durante las últimas horas a cinco refugiados afganos, -que habían llegado sin acompañante-, de haber violado a otro chico de su misma nacionalidad en la ciudad de Uppsala, al norte de Estocolmo. Lo arrastraron hasta un bosque y, tras amenazarle con un cuchillo, abusaron de él durante más de una hora, -violándolo por turnos- mientras le mordían ferozmente la espalda, le pegaban y lo escupían. (Las suecas en bikini que acojonan a los refugiados salidos: ¡Batallón Antisobón!).

Uno de ellos filmó parte de la escena y la subió a las redes sociales. El ataque tuvo lugar el 27 de octubre de 2016, aunque los medios silenciaron los hechos para no soliviantar los ánimos. (El vergonzoso silencio sobre las agresiones sexuales de refugiados a adolescentes suecas).

El fiscal, Johan Stromback, comunicó que «los cinco sospechosos tienen 16 y 17 años, mientras que el joven agredido es menor de 15 años», además señaló que todos «llegaron a Suecia sin acompañante adulto y solicitaron asilo». (El ataque sexual de unos refugiados a 35 adolescentes suecas: «¡Había chicas llorando por todas partes!»).

«La agresión fue planeada y duró, como mínimo, una hora», afirma el documento de demanda, que además detalla que los agresores dejaron moratones, rasguños y mordeduras en la espalda de la víctima.

En Suecia la pena por violación de un menor es de un mínimo de cuatro años de cárcel para un adulto, pero como en este caso los agresores son también menores la pena se reduce considerablemente. La demanda solicita que los acusados sean expulsados de Suecia y que se les prohíba la entrada al país una vez cumplida la pena que se les imponga.

Stefan Wallin, abogado de uno de los adolescentes acusados, declaró que su cliente niega los cargos porque «no recuerda lo que pasó por una intoxicación etílica». Los abogados de los otros acusados no han hecho declaraciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído