Vídeo: Bolivianos derrumban la estatua del dictador Hugo Chávez tras el fraude electoral de Evo Morales

Vídeo: Bolivianos derrumban la estatua del dictador Hugo Chávez tras el fraude electoral de Evo Morales
Derriban estatua de Hugo Chávez PD

Bolivia está cansada del ‘socialismo del siglo XXI’ y de la influencia de la dictadura chavista. Un grupo de manifestantes y opositores al presidente Evo Morales que acusan un presunto fraude electoral en Bolivia derribaron la estatua del fallecido exdignatario venezolano Hugo Chávez en la localidad de Riberalta.

La escalada de violencia en Bolivia no parece tener cuándo acabar, luego que el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (TSE) diera como ganador de las elecciones presidenciales en primera vuelta al hasta ahora mandatario Evo Morales, quien con el 46,85% de los votos derrotó a Carlos Mesa con tan solo 36,74%, de acuerdo al 95,6% de las mesas escrutadas.

La ola de manifestaciones en contra de estos polémicos resultados, cuyo conteo se vio suspendido en más de una ocasión hasta lograr que Morales se alzara con el primer lugar del escrutinio, no se hizo esperar en todo el territorio y una de los primeros objetivos de los ciudadanos fue la sede del TSE que ardió en llamas pese a que un contingente policial intentó detener su marcha.

Sin embargo, imágenes compartidas en las redes sociales muestran desmanes de igual magnitud en otros puntos del país altiplánico, y uno de los más emblemáticos en las últimas horas es el derribo de la estatua de Hugo Chávez en la plaza central del poblado amazónico de Riberalta.

Como puede apreciarse en los vídeos que llegan desde el sector, los manifestantes ataron una soga al cuello del monumento y luego procedieron a contarle los pies con sierras eléctricas y hasta machetazos. Acto seguido, halaron hasta caer a la figura inaugurada en el año 2014 por el presidente boliviano Evo Morales, tras lo cual algunos se animaron a subir sobre ella y enarbolar entre cánticos de protesta la bandera de Bolivia.

Con estos resultados, Morales evitaría tener que enfrentar nuevamente a Mesa en una eventual segunda vuelta electoral, haciéndose con el sillón presidencial hasta el año 2025. Esto debido a que la ley de ese país establece que para definir un triunfo sin balotaje, el candidato que va primero debe ostentar más del 50% de los comicios, o al menos 40% con una diferencia de 10% sobre el segundo.

Luego de conocerse las preliminares, el candidato opositor y expresidente boliviano Carlos Mesa señaló que el país altiplánico atraviesa “un fraude escandaloso” que representa una “vergüenza” para el trabajo del Tribunal Supremo Electoral.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído