Lesbiana y un símbolo anticorrupción: Así es la primera alcaldesa en gobernar Bogotá

Lesbiana y un símbolo anticorrupción: Así es la primera alcaldesa en gobernar Bogotá
Claudia López PD

Colombia ha sumado a una polémica figura a su política nacional. En concreto, Bogotá eligió a su primera alcaldesa, la centroizquierdista Claudia López, homosexual y figura anticorrupción, en el marco de los comicios locales más pacíficos que se han disputado en años.

“Cambiamos la historia! (…) Ganamos la Alcaldía Mayor de Bogotá”, proclamó la dirigente opositora, de 49 años, tras el escrutinio que señaló su apretada victoria en la capital colombiana. López, aspirante por una coalición del Partido Verde y el Polo Democrático de izquierda, se impuso con el 35,23% de los apoyos contra el 32,47% del liberal Carlos Fernando Galán, quien reconoció su derrota con el 99,41% de los votos escrutados por la Registraduría Nacional.

Su victoria abre una nueva página en un país donde históricamente han gobernado hombres de las élites conservadora y liberal. López, que asumirá el 1 de enero, se pondrá al frente de una capital de 7,2 millones de habitantes agobiada por problemas de movilidad y una alta percepción de inseguridad.

Conocida por su carácter explosivo y su disciplina, la mandataria electa impulsó sin éxito, en 2018, una consulta popular contra la corrupción en la política. Como investigadora académica, investigó el llamado fenómeno de la parapolítica: la alianza de líderes públicos con los sanguinarios grupos de ultraderecha, lo que le costó el exilio.

También es conocida por su vehemente oposición a la derecha que gobierna Colombia desde hace poco más de un año con Iván Duque a la cabeza. “Ser mujer no es un defecto, ser una mujer de carácter, firme (…) no es un defecto. Ser gay no es un defecto, ser hija de una familia humilde no es un defecto”, había dicho en una entrevista con la AFP la semana pasada.

Inusual proceso pacífico

López fue elegida en uno de los procesos más pacíficos en años en Colombia, pese a los episodios de violencia que empañaron la campaña. “Han sido las elecciones territoriales más pacíficas de los últimos años”, dijo Juan Carlos Galindo, jefe de la Registraduría, jefe del organismo encargado de organizar las votaciones.

Los colombianos -según Galindo- prácticamente pudieron votar en todos los puestos habilitados, en los primeros comicios locales que se organizan desde el acuerdo de paz en 2016 con la ya disuelta guerrilla FARC. El proceso revestía especial complejidad por el alto número de candidatos y las amenazas de seguridad en algunos territorios donde operan grupos armados financiados por el narcotráfico o la minería ilegal, luego del desarme de la exguerrilla FARC.

El ahora partido de izquierda compite por segunda vez en democracia desde que depuso la lucha armada de más de medio siglo, a lo largo del cual saboteó elecciones con violencia. Aun sin la amenaza de la antigua guerrilla, en los últimos tres meses siete candidatos fueron asesinados, 88 recibieron amenazas, 12 han sufrido atentados y uno fue secuestrado, según la independiente Misión de Observación Electoral (MOE).

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído