William Cárdenas: Iberoamérica en llamas

William Cárdenas: Iberoamérica en llamas
Manifestaciones en Chile PD

Recientemente, con extraña e inusitada coincidencia, algunos analistas sostienen que las crisis políticas que hoy estremecen a los pueblos Iberoamericanos, no obedecen a conflictos ideológicos de la lucha de izquierdas y derechas, sino a la insatisfacción de derechos económicos de grandes mayorías, que han alcanzado el límite de lo soportable. Lo curioso es que quienes emiten estas opiniones, son por supuesto, gente de la izquierda dizque académica, o del centro izquierda, con profundas simpatías hacia las teorías de la lucha de clases y por las virtudes del socialismo democrático.

Obviamente, lo que procuran, ingenua o voluntariamente, es crear una cortina de humo, que pretende distraer y disimular lo que no es otra cosa que una conspiración del marxismo agrupado en el Foro de Sao Paulo (con el que estos analistas comulgan en lo más íntimo de sus entrañas), bajo la dirección del castro comunismo cubano y de sus aliados europeos.

Utilizan como excusas de las protestas, desde la inflación, hasta que los políticos han perdido contacto con las masas, el colapso de los servicios públicos, una supuestas crisis de crecimiento?, las expectativas frustradas y otras pamplinas, que les sirven para ocultar la verdad, porque entonces traicionarían sus reales convicciones.

Pensar que la avalancha de violencia que se ha producido en Chile nace de una espontánea ruptura del pacto social, y no de una planificada estrategia para hacer sucumbir al país con más avances desde el punto de vista económico de esa parte del continente americano, es casi hacerse cómplice de los que ansían vengar a Salvador Allende, cuyos restos veremos exhumar como los de Bolívar y Franco.

Qué extraña esta revolución, que ha comenzado por incendiar 26 estaciones del Metro de Santiago de Chile, justamente el medio de transporte de los más humildes y desposeídos, en una concertada, planificada y perversa acción terrorista, en la que fueron utilizados simultaneidad en el ataque y aceleradores del fuego. Pregonan que lo de Ecuador es una mera casualidad, cuando la aparición del prófugo Rafael Correa en la escena ignora que Bélgica se ha convertido en refugio de corruptos y golpistas (Rafael Correa y Carles Puigdemont), desde donde operan libre e impunemente en contra de sus países.

Casi como pensar que lo del Perú ha sido obra del cambio climático! No les basta con la auto incriminación de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, felicitándose por el triunfo de estos movimientos, acordados en la última reunión del FS en Caracas.

Llegan a afirmar que en España la inestabilidad tampoco tiene componente ideológico, sino que obedece a las desviaciones de un régimen económico exhausto. Soslayan, casi por sistema, que lo que ha modificado la estabilidad de la Monarquía parlamentaria española, no es otra cosa que las estrategia de Hugo Chávez de exportar una franquicia bolivariana a España, que propició la aparición de la ultra izquierda de Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, y demás anti demócratas, financiados y amamantados desde narco tiranías violadoras de derechos humanos.

Para quienes dudan acerca de la capacidad de perturbación que el castro comunismo tiene en nuestro entorno, basta decir que en España, después de la aparición de la franquicia bolivariana de Podemos, se habrán celebrado cuatro elecciones generales en 4 años, y el país aún no encuentra el camino de retorno a su estabilidad política. Ante la eventual caída de Sebastián Piñera en Chile y el triunfo del peronismo en Argentina, ya están preparados en primera fila de salida, como buitres carroñeros, Baltasar Garzón, con su bufete, y José Luis Rodríguez Zapatero, quien ya ha ofrecido su experiencia venezolana, para actuar ahora como mediador entre las empresas españolas y el nuevo gobierno del kirchnerismo.

Detrás de todo esto están las fuerzas del castro comunismo cubano, que asediados por la pérdida de poder en Venezuela y acosado por las sanciones de los EE.UU, ha puesto en marcha las convulsiones sociales que hoy nos sorprenden. Todo ello con un componente geopolítico añadido: La intención de China y Rusia de expandir a América Latina sus áreas de influencia económica y política, en su lucha con los EE.UU.

Los vientos que soplan para América Latina no son de paz. Los triunfos de la izquierda en México, Argentina y Colombia, envalentonan a los que hoy quieren socavar décadas que habían logrado superar medianamente, la secular violencia política que nos ha caracterizado. Todo lo contrario ocurre en Venezuela, Nicaragua y Bolivia. Los tiranos hacen aguas, pero se aferran al poder con inusitado afán, aunque el sol les da en las espaldas y más temprano que tarde sucumbirán a la lucha por la libertad de sus pueblos.

Pero para desdibujar la realidad Iberoamericana, aparecen los analistas tratándonos como si fuéramos pendejos o tan ingenuos como ellos. Lo cierto es que ahora los venezolanos no podemos mirar para otro lado con la que está cayendo. Son millones de venezolanos los que salieron huyendo del país, que ahora se encuentran en Chile, Argentina, Chile, Colombia, España, Ecuador, México, Paraguay y Perú, que se enfrentan a la incertidumbre de ver cómo se puede repetir su tragedia.

William Cárdenas Rubio-Vargas

Plataforma Democrática

de Venezolanos en Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído