Opinión: Guaidó o Maduro, uno de los dos se va con este año

Opinión: Guaidó o Maduro, uno de los dos se va con este año
Nicolás Maduro y Juan Guaidó PD

Muy probablemente suele decir un amigo, hay que despedir a los asesores de la MUD y G4, a todo ese aparataje de “coach”, comunicólogos, voceros, técnicos, expertos, consultores. Su única excusa por haber fallado, sería decir que no cumplen lo recomendado.

Sarcásticamente podríamos pedir entonces contratar a los que utiliza la dictadura. El problema es que la naturaleza del asunto no es tan simple, como sacar a unos y meter a otros. Seguramente el problema no es de asesoría sino de atención. La salida de la crisis del país pasa por varios escenarios.

El tema de la implosión social es una de la cuatro (4) vías probables que tendríamos para salir de Maduro. La que nosotros aspiramos sustituir por la de la REBELDÍA de todo un pueblo liderado por una UNIDAD DE TODOS LOS FACTORES DE LA OPOSICIÓN, donde más allá de Guaidó que pudiera o no seguir liderando, deben estar muchas personas y líderes nacionales, hasta ahora desconocidos por los partidos VOLUNTAD POPULAR, ACCIÓN DEMOCRÁTICA, UN NUEVO TIEMPO y PRIMERO JUSTICIA.

Guaidó debe liberarse de las ataduras partidistas, colocándose la chaqueta de VENEZUELA.  El régimen al ver está unidad, con un solo plan, sin agendas de grupos o individuales, recuperaríamos y sumaríamos más confianza en el mundo y eso obligará al régimen a negociar en términos aceptables para la opinión pública.

Si los “Malandros” no se ven acorralados, seguirán siendo un obstáculo para el cese de la usurpación. Ellos prefieren “disparar” que rendirse. Solo cuando se ven caídos, es que pueden rendirse para el cese de usurpación, permitir un gobierno de transición y luego elecciones libre.

Pablo Escobar prefirió “matarse” con el ejército colombiano y  seguramente en este gobierno algunos como Ghadafi, hasta su último suspiro morirán batallando. Esperemos que aquí la “sangre no llegue al río” y al verse acorralados los líderes de régimen negocien para irse.

Hasta ahora la oposición histórica con Guaidó al frente no lo ha podido hacer. Entre sus errores (quiero creer cometidos sin dolo) y la ausencia del resto de los otros factores de la oposición, luce difícil. Si Guaidó y el G4 permiten reinventar a la OPOSICIÓN, se lograría una VERDADERA UNIDAD e incluso el recuperaría Guaidó su liderazgo y poder de convocatoria, cada vez más deslucido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído