El alto representante para la Política Exterior de la UE volvió mostrar señales de estar interesado en eliminar las sanciones contra Venezuela

¡Qué debut, Borrell, qué debut! La cobardía del comisionado de la UE para no relacionar los incendios políticos en América Latina con las «brisas bolivarianas»

¡Qué debut, Borrell, qué debut! La cobardía del comisionado de la UE para no relacionar los incendios políticos en América Latina con las "brisas bolivarianas"
Nicolás Maduro, Josep Borrell y Nicolás Maduro PD

Mientras América Latina está en llamas, Josep Borrell mantiene esa postura tibia y cobarde que sacaría una gran sonrisa a José Luis Rodríguez Zapatero. El alto representante para la Política Exterior de la UE reclamó “mucha más atención” de la Unión Europea (UE) hacia una América Latina “incendiada”, donde “se mezclan conflictos étnicos, sociales y políticos” ante los que Europa “no puede permanecer indiferente”. Sin embargo, dejó de lado la influencia que tienen los regímenes dictatoriales de extrema izquierda en la región y que fueron bautizadas como «brisas bolivarianas» por el propio Diosdado Cabello.

“América Latina está incendiada. Desde Chile hasta México, uno tras otro, muchos países se han visto envueltos en graves desórdenes sociales”, declaró en su primera comparecencia ante el Parlamento Europeo como jefe de la diplomacia. Según el diagnóstico de Borrell, esto no es sino “la consecuencia de las crecientes desigualdades que la democracia no ha sido capaz de evitar durante los (últimos) diez años de estabilidad política y de crecimiento económico y que ha generado una masa reactiva en la que una chispa genera una explosión. Y allí se mezclan conflictos étnicos, sociales y políticos”.

“No lo digo porque sea español: Europa tiene que prestar mucha más atención a América Latina porque hasta ahora parecía que el único problema era Cuba. Y Cuba no es el mayor problema”, indicó. Según el alto representante para la Política Exterior de la UE, el contexto en ese continente es mucho más grave actualmente que cuando Borrell ejerció de presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007, cuando el debate se circunscribía a la situación de Cuba y de Venezuela. “La situación en Chile, en Bolivia, en Ecuador, en Venezuela, por supuesto, en Colombia, con los Ejércitos volviendo de nuevo a las calles, una imagen terrible en el inconsciente colectivo en América Latina, con muertos por bala en las calles de las ciudades, es algo a lo que la UE no puede permanecer indiferente”, concluyó. Ahora bien, en ningún momento pone sobre la mesa las denuncias sobre los paramilitares enviados por el régimen chavista para desestabilizar a los gobiernos de derecha.

Durante la ronda de preguntas a cuestiones sobre Latinoamérica, Borrell señaló que el problema más urgente es Venezuela. “Tendremos que abordar los problemas más urgentes y, en mi opinión, el más urgente es Venezuela, donde tenemos que ser más proactivos. Un tercio de la población venezolana está subalimentada y eso es consecuencia de las políticas de sanciones que afectan a la población y que la UE no ha aplicado pero los Estados Unidos sí”, analizó.

El nuevo jefe de la diplomacia europea consideró que “es urgente salir de un ‘impasse’, de la situación donde los que pagan el pato son los ciudadanos”, aunque reconoció que la Unión Europea, como organismo supranacional, tiene poco margen de maniobra.

“No sé qué capacidad tiene, lo digo honestamente, la Unión Europea como tal para intervenir en esta crisis social que nos ha explotado en las manos de una forma imprevista”, dijo Borrell, quien abogó por el “multilateralismo”, porque “la alternativa es la ley del más fuerte” y señaló que Latinoamérica vive una “crisis social que solamente la democracia podrá resolver”.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído