La toma de un cuartel generó un enfrentamiento y la captura de seis soldados alzados contra el régimen

Venezuela: Un asalto militar contra Maduro acaba con un fallecido y 6 detenidos

Venezuela: Un asalto militar contra Maduro acaba con un fallecido y 6 detenidos
Alzamiento militar en Venezuela PD

Amago de alzamiento militar dentro de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela. El ministro chavista de Defensa, Vladimir Padrino López, confirmó que se realizó un ataque a una instalación militar del sur de Venezuela. En concreto se trataría del un cuartel situado en Luepa, municipio Gran Sabana, estado Bolívar, cerca de la frontera con Guyana, y es la sede del Batallón 513 Mariano Montilla.

El asalto militar acabó con, al menos, un militar fallecido y otros seis detenidos por las fuerzas armadas aún fieles a la dictadura de Nicolás Maduro. Un balance presentado por Vladimir Padrino López, quien afirmó en las redes sociales que “en la madrugada fue asaltada una unidad militar al sur del país, por sectores extremistas de la oposición, siendo sustraídas un lote de armas de dicha unidad”.

«Las unidades militares y policiales de la región se activaron de manera inmediata e hicieron armas contra los asaltantes, iniciaron una persecución contra estos grupos, se detuvieron los primeros sujetos y lograron recuperar todas las armas”, añadió. Incluso, afirmó que los soldados capturados ya están cooperando con el régimen: «están aportando información de interés criminalístico y la FANB y demás organismos de seguridad del estado están activados en persecución del resto de los terroristas».

A pesar de que el chavismo considera un éxito la desarticulación del alzamiento militar, ha quedado en evidencia la división interna de las Fuerzas Armadas Nacional Bolivariana, así como el deseo de derrocar al régimen de Nicolás Maduro a través de una operación militar. Sin embargo, los representantes chavistas han aprovechado la oportunidad para culpar a sus tradicionales enemigos de la región: Colombia y Brasil.

El ministro portavoz del Gobierno venezolano, Jorge Rodríguez, denunció que «la operación contó con el apoyo del Gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro». Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, sumó nuevos países a la fórmula: el «grupo de mercenarios» que ha asaltado la instalación militar «tiene su base de operaciones en Perú» por lo que, «las autoridades peruanas son, al menos cómplices».

«Desde Perú entran por Colombia y reciben apoyo también en Brasil. Es una estrategia golpista de triangulación de gobiernos del cártel de Lima para producir violencia, muerte y desestabilización política en Venezuela», ha indicado a través de Twitter el canciller del régimen dictatorial.

El alzamiento

El exalcalde de Gran Sabana, Ricardo Delgado, ha explicado en declaraciones al diario venezolano ‘El Nacional’ que varios oficiales tomaron como rehén al comandante del batallón y luego se dirigieron a Santa Elena de Uairén para tomar el 5102 Escuadrón de Caballería Motorizado, conocido como Fuerte Escamoto.

El periodista venezolano Román Camacho, por su parte, ha indicado que, según información policial, en la incursión se sustrajeron 112 fusiles Ak103 y munición que fueron transportados en una camioneta Hilux y un camión Ford 350. Después asaltaron el puesto de la Policía de Bolívar, en San Francisco de Yuruaní, de donde se llevaron nueve pistolas 9 milímetros y cinco escopetas. Se encontraron entonces un punto de control militar y se originó un enfrentamiento y huyeron hacia la selva.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído