Artículo de opinión

William Cárdenas: El gran disparate

William Cárdenas: El gran disparate
Oriol Yunqueras PD

Oriol Yunqueras, el líder catalán en prisión, condenado por el delito de sedición, por alzarse pública y tumultuariamente para impedir la aplicación de las leyes del Estado Español, ha sido reconocido por el Tribunal de Justicia Europeo como inmune, ya que se considera que el gobierno español debió ponerlo en libertad cuando fue proclamado eurodiputado, porque a partir de entonces ya gozaba de inmunidad, y en consecuencia, se exige su puesta en libertad para que ocupe su correspondiente curul en Bruselas.

Esta sentencia abrió el camino para que otros dos europarlamentarios catalanes electos, Carles Puigdemont y Tomi Comins, huidos de la justicia española, perseguidos por delitos similares, hayan accedido al acta de eurodiputado, algo que ya han demandado y obtenido, después de conocerse el fallo del TJUE y permitírseles su acceso a la sede legislativa.

Con esta sentencia, se consuma el fraude institucional consistente en que quienes se alcen contra el Estado español, y cometan delitos por los cuales puedan ser juzgados y condenados por el TSJ, porque no creen en su sistema y porque desean formar un estado aparte, al utilizar los mecanismos electorales previstos en la democracia española, puedan acceder a la inmunidad que les concede la justicia europea, necesaria para evitar ser castigados. Es la jugada maestra.

En Venezuela, después de los dos golpes de Estado que intentó Hugo Chávez el año 1992 contra la democracia venezolana, ejemplo de libertad en el que se miraban muchos pueblos latinoamericanos, éste cumplió sólo dos años de prisión, antes de que la causa fuera sobreseída. Al salir de la cárcel, viajó directo a La Habana donde Fidel Castro lo reconoció con honores de Jefe de Estado, y en su primer encuentro le dijo: “Hugo, no puedes seguir intentando violentos golpes de estado. Si no puedes entrar por la puerta, intenta entrar por la ventana, utiliza los mecanismos que ofrece la democracia para alcanzar el poder, y luego les destruyes el sistema”. Hugo le hizo caso, y doy fe de que obtuvo un extraordinario resultado.

Chávez se lanzó como candidato el año 1998, y triunfó en las elecciones, fue electo Presidente de Venezuela, y hoy 20 años después, la democracia venezolana está destruida.

Cualquier parecido entre una y otra situación, puede que no sea una mera coincidencia, pues lo cierto es que el mensaje de Fidel parecen haberlo escuchado los líderes catalanes, quienes al haber resultado electos europarlamentarios, colocan al TSJ ante la tesitura de tener que poner en libertad a Oriol Yunqueras, un sedicioso que arremetió contra las leyes del estado español, para permitirle acceder al Parlamento Europeo como Eurodiputado, gozando de la inmunidad correspondiente, eximiéndolo del castigo de la justicia española, para desde allí seguir atacando a España.

Entretanto, Pedro Sánchez, “el monclovita” y Pablo Iglesias “el moscovita”, se preparan para, una vez alcanzada la gobernabilidad, socavar las instituciones del Estado español, desde adentro. Qué disparate!

William Cárdenas Rubio-Vargas

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído