El expresidente carga contra la dictadura de Franco, un duro discurso que nunca usa con otros tiranos como los Castro o Maduro

La desmemoria de Zapatero: acusa al FAES de ser el «laboratorio» de Vox, pero calla sobre CEPS y el chavismo

José Luis Rodríguez Zapatero ha mostrado su rechazo frontal contra las dictaduras. Pero sólo contra las de derechas, ya que las dictaduras de la izquierda parecen no quitarle el sueño. El expresidente participó en una entrevista con ‘Público’ por el decimosegundo aniversario de la Ley de Memoria Histórica, donde dedicó más tiempo a atacar al régimen de Francisco Franco y a Vox que de analizar la norma y su impacto.

Uno de sus momentos cúspides fue cuando afirmó que la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) es el “laboratorio de ideas” detrás del partido liderado por Santiago Abascal. En este sentido, el líder del PSOE remite el origen de Vox a aquellos españoles que “que negaron y cuestionaron el atentado del 11M de 2004. Ahí arranca. Son los que luego crean la teoría de que Mariano Rajoy era de centroizquierda y que era la derechita”.

El expresidente completa afirmando que “todo esto se sabe de qué laboratorio de ideas empieza, que es FAES [la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales], y ahí se prolonga en algunos medios de comunicación y tertulianos”.

Sin embargo, pasa por alto la vinculación de la Fundación CEPS (Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales) con el partido de extrema izquierda Podemos, así como con las dictaduras más crueles de América Latina, esas que mantienen violaciones a los Derechos Humanos y las libertades iguales a las criticadas al franquismo, pero que, sin embargo, no son atacadas por el líder del PSOE. Tampoco ha realizado ningún comentario de la consultora vinculada con Juan Carlos Monedero, Neurona, que justamente se encuentra bajo investigaciones judiciales en Bolivia.

Zapatero, quien acusa que existe un “resurgimiento antidemocrático liberal”, mostró su parcialización a favor de los tiranos comunistas cuando se entró a debatir sobre el futuro de Billy el Niño. A pesar de que se mostró a favor de que “caiga todo el peso de la justicia al reconocido torturador”, justamente ha sido el socialista quien ha mediado para eliminar las sanciones económicas contra los líderes del chavismo, quienes han dado las órdenes y ejecutado personalmente torturas contra los opositores y militares que se han alzado contra el régimen de Nicolás Maduro.

Lleno de contradicciones, Zapatero reconoció que “es bueno que se ponga a cada uno en su sitio en el pasado y en el presente”. Sin embargo, parece que la recomendación del socialista sólo sirve para atacar a Franco o al partido de Santiago Abascal, debido a que ha preferido dejar en los cajones oscuros del pasado los extraños cobros de su embajador en Venezuela, Raúl Morodo, así como ignorar la violación de los Derechos Humanos y el ataque a los valores democráticos impulsados por el ‘Socialismo del Siglo XXI’ en toda América Latina.

El intento de Zapatero por presumir de valores democráticos y de igualdad se han visto manchados por sus negociaciones complacientes con el tirano Nicolás Maduro, pero también por la investigación judicial a su embajador en Venezuela, sus ataques constantes contra la Organización de Estados Americanos (que bajo la dirección de Luis Almagro ha intentado impulsar el regreso de los gobiernos democráticos en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba) y su peligroso acercamiento a Podemos, Evo Morales y nuevo régimen peronista de Argentina.

José Luis Rodríguez Zapatero ha mostrado su rechazo frontal contra las dictaduras, pero solo con aquellas que van en contra de su pensamiento ideológico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído