Ejecuciones sumarias y violencia sexual dejan cicatrices difíciles de borrar

El calvario de los niños reclutados como ‘asesinos’ por los narcoterroristas de las FARC

"Si yo no la pistoliaba me colocaban donde estaba ella"

El calvario de los niños reclutados como 'asesinos' por los narcoterroristas de las FARC
Niños guerrilleros de las FARC FC

Son los horrores de la guerra. Y en el caso terrible de Colombia, es una guerra atroz, que ha durado bastante más de medio siglo y sigue dando coletazos sangrientos.

El odio puede llevar a los extremos más despiadados que los que uno puede imaginar. Resulta difícil entender cómo un grupo de personas puede usar a niños para cometer los crímenes más macabros.

Pero lamentablemente eso no forma parte de un cuento, sino que es la realidad misma.

La guerra que vienen manteniendo Colombia y las FARC desde hace más de 50 años atrapó a miles de niños que fueron reclutados y hasta secuestrados por el grupo narcoguerrillero.

Tristeza, desolación, soledad, miedo…

Son incontables las sensaciones que pasan por estas víctimas que sufren -o han sufrido- las extorsiones de esta organización.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Unicef y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, realizaron un estudio a través del cual entrevistaron a 1.600 menores (de entre 8 y 18 años). Según informa El País, 960 de ellos son víctimas directas del conflicto.

Los testimonios son acongojantes:

«La muerte de una amiga me motivó a salir. Ella cometió un delito que no debió. La amarraron y le hicieron un consejo de guerra y como la quería tanto, pues no la quería matar y me mandaron a mí a pistoliarla. Si yo no la pistoliaba me colocaban donde estaba ella, entonces esa fue la tristeza mía para venirme».

En las palabras de este adolescente que fue reclutado por las FARC, se refleja el calvario al que son sometidos.

«Son niños que están más dados a hablarles a las personas con base en lo que los otros quieren oír», explica Clemencia Ramírez, investigadora de la OIM.

Según la especialista, los menores que padecieron el hecho de ser reclutados y sumados a las filas de los armados, tienen notorios problemas de moral. No son sinceros y les cuesta asumir responsabilidades.

No obstante, los perjudicados no sólo fueron aquellos que tuvieron que recurrir a las armas contra su voluntad, sino también quienes dejaron todo para escapar de las balas o quienes quedaron huérfanos. A su vez, otros fueron objeto de violencia sexual.

Según explican los especialistas que confeccionaron este estudio, los niños que quedaron sin sus padres tienden a una mayor depresión y ansiedad, mientras que aquellos que tuvieron que dejar su casa suelen ser más retraídos y ansiosos.

«Sienten que algo no hicieron para evitar lo que les pasó», explica Ramírez, en referencia a los niños huérfanos.

Si bien todo tipo de extorsión o violencia ejercida sobre un niño puede marcarlo de por vida, y hasta quitarle esa alegría propia de una persona de su edad, la investigadora de la OIM no duda:

«La violencia sexual es lo peor que le puede pasar a un niño».

A partir de esto, agrega la especialista, a estos niños les cuesta mucho relacionarse con el entorno.

El Estado ha brindado atención a 5.252 niños que permanecieron reclutados por las FARC. Sin embargo, el número aumenta considerablemente si se tienen en cuenta a aquellos que formaron parte de otras guerrillas, grupos paramilitares y otras bandas.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído