REPRESIÓN, LATROCINIO Y VIOLENCIA EN LA VENEZUELA CHAVISTA

La Venezuela chavista también manda al exilio a sus misses y reinas de belleza

Miles de potenciales reinas de belleza han emigrado en medio de la crisis económica y decenas de ellas buscan ahora representar a sus nuevas patrias en los concursos internacionales

La Venezuela chavista también manda al exilio a sus misses y reinas de belleza
María Gabriela Isler, Miss Universo 2013. EP

Quizá no haya pais en el mundo con tantas reinas de belleza. Sólo en el concurso de ‘Miss Universo’, las venezolanas se han coronado la friolera de siete veces:1979, 1981, 1986, 1996, 2008, 2009 y 2013.

No parfece sin embargo, por culpa del tirano Nicolás Maduro y los incompoetentes chavistas, que la racha se pueda repetir a corto plazo (Espanto y dolor del mundo de la TV ante el brutal asesinato de la actriz Mónica Spear: «Venezuela se cae a pedazos»).

Miles de potenciales reinas de belleza han emigrado de Venezuela en medio de la crisis económica y decenas de ellas buscan ahora representar a sus nuevas patrias en los concursos internacionales. (Una Miss olvida su corona de belleza para dirigir un cártel de la droga)

Este año una decena de venezolanas se inscribió en certámenes de belleza en varios países, a donde llegaron huyendo de la severa crisis económica de su lugar de origen, y haciendo uso de sus dobles nacionalidades, un rasgo común en la Venezuela que fue receptora de millones de inmigrantes hasta la década pasada. (Kristy Rodríguez, aspirante a Miss Perú, en coma tras caerse y fracturarse el cráneo)

Aunque no todas ganaron, cuatro jóvenes nacidas en Venezuela representarán este año a Chile, Portugal, Perú y España en competencias internacionales de belleza como el Miss Tierra, que se celebrará el 3 de noviembre en Filipinas; el Miss Mundo, el 8 de diciembre en China; y el Miss Universo, el 17 de diciembre en Tailandia.

Las beldades, cuyos padres o madres son naturales de otros territorios, poseen la gracia típica de las ‘misses’ venezolanas, un atributo que les permitió el triunfo en sus segundas patrias y que antes convirtió al país petrolero en una «fábrica de reinas» y al certamen nacional de belleza en el espectáculo más esperado del año para millones.

A pesar de que en los últimos 40 años algunas criollas han representado a otros países en esta clase de competencias, la cifra de este año supera el balance de las últimas cuatro décadas y está asociada a los 2,5 millones de venezolanos que se cree han emigrado en los últimos cuatro años, una cifra que puede llegar a 4 millones a fines de este año.

«Lo que está sucediendo es una consecuencia de la diáspora, creo que esto va a ser más fuerte en la medida que pasen los años cuando las niñas que han emigrado lleguen a la mayoría de edad», explicó a Efe el periodista de espectáculos Orlando Suárez, que ha seguido muy de cerca estas competencias en los últimos 30 años.

Según Suárez, las venezolanas «tienen un chip metido en la cabeza de que todas son hermosas y futuras reinas de belleza» que responde al fanatismo nacional por el Miss Venezuela, de donde han salido siete ganadoras del Miss Universo, seis del Miss Mundo, siete del Miss Internacional, dos del Miss Tierra y otra decena de triunfadoras.

Es por ello que las jóvenes como Andrea Díaz, la periodista nacida en Venezuela que representará a Chile en el Miss Universo, vio en la patria de su padre una oportunidad para cumplir la meta de participar en un concurso de belleza internacional.

«Chile es mi país» y voy a demostrar «de qué estamos hechos los chilenos», son frases que ha proferido la comunicadora que también habla de sus «raíces» en el país caribeño y deja ver en las redes sociales indicios de su ‘venezolanidad’.

La corona finalmente en Chile, se disputó entre ella y su doble compatriota Sabina Ahumada, que quedó como primera finalista y se define como «venechilena».

Por su parte, Jéssica Russo, de madre peruana, se impuso en el Miss Tierra de Perú, por lo que se enfrentará en Managua a sus coterráneas Diana Silva, que ganó ese derecho al obtener la corona en Venezuela, y con Carolina Jane, que representará a España en este certamen.

La modelo ha dicho que participar en estas competencias «es un sueño con el que crecemos las venezolanas» mientras que Jane ve en España el país que le «abrió las puertas para concretar un sueño» que le permitirá representar sus raíces europeas.

Pero, ninguna de las anteriores participó en el Miss Venezuela, lo que sí ocurrió con Carla Rodrigues de Flavis, quien formó parte de la «fábrica de reinas» en 2011 y en noviembre será la cara de Portugal en el Miss Mundo.

Hay que de decir que la migración de la llamada industria de la belleza venezolana también incluye a maquilladores, coreógrafos, entrenadores físicos, profesores de pasarelas, estilistas y diseñadores que hoy están desperdigados por el mundo y forman parte de la organización de otros concursos.

En este sentido, Suárez destacó que las candidatas de países como Perú han ganado mejores posiciones en los concursos internacionales de los últimos años, justo cuando empezaron a ser preparadas por venezolanos «y eso responde a todo el bagaje que tiene ese equipo».

Por último, en el caso de España, agregó, «muchos venezolanos» trabajaron en el certamen que terminó con la coronación de la sevillana Ángela Ponce, que se convertirá en la primera mujer transgénero en participar en el Miss Universo este diciembre.

VÍDEO DESTACADO: La venezolana que tiene que dar a luz en el suelo por culpa del aborto de Maduro

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído